Home / Actualidad / Abono o juguete para los animales, el otro uso de los árboles de Navidad

Abono o juguete para los animales, el otro uso de los árboles de Navidad

1Su característico color verde se apaga, sus hojas se caen sobre la alfombra… Los millones de árboles de Navidad que durante las fiestas dominaron los hogares alemanes han perdido ya su uso, pero ¿qué pasa ahora con ellos?

Las Navidades son también unas fiestas en las que se genera mucha basura. Y la mayor cantidad llega ahora, cuando los numerosos abetos han cumplido con su trabajo y deben ser retirados.

Solo en Baviera se vendieron cerca de 6,4 millones de árboles de Navidad, de acuerdo con la Asociación de la Industria Maderera Alemana. En Múnich y Núremberg se preparan para eliminar cerca de 200 toneladas.

BAJO COSTE

Sin embargo, la tarea no supone un gran coste para los municipios. Según el director del departamento de reciclaje de la ciudad de Núremberg, Gerhard Bocke, este asciende a unos 14 céntimos por habitante. Mientras, Múnich calcula hasta 50 euros por tonelada de árbol de Navidad.

En muchos municipios de Renania del Norte-Westfalia los bomberos u organizaciones sociales se encargan de recoger los árboles a cambio de pequeñas donaciones con las que mejoran sus cuentas. Además, los bomberos de la localidad de Ahlen ven la recogida como un ejercicio “ya que los agentes deben entrar en cada calle una vez al año con grandes vehículos”, comenta su responsable, Walter Wolf.

AYUDA PARA LOS ‘SCOUTS’

En muchos otros lugares, sobre todo en las zonas rurales de Renania del Norte-Westfalia, los ‘scouts’ se encargan de eliminar los árboles de Navidad. “Parte de ellos los llevamos a los almacenes y otros los guardamos para la Pascua o para las hogueras del campamento”, declara Tobias Regesch, de la asociación de ‘scouts’ alemana St. Georg (DPSG). Con los donativos que reciben por retirar los árboles los ‘scouts’ financian en muchos casos sus campamentos de verano.

La mayoría de los abetos de Alemania se cortan en trozos o se destinan a abonos ecológicos. En la ciudad de Speyer, en Renania Palatinado, hacen las dos cosas: las ramas y las hojas van para generar abono y la madera se corta en trozos.

EN ZOOLÓGICOS

Las hojas que no han estado en contacto con velas u otro tipo de decoración acaban en muchas ciudades en los zoológicos como alimento para los elefantes o como juguete para otros animales. “No es una comida muy apetitosa, pero se la comen”, dice un portavoz de Wilhelma, zoo y jardín botánico de Stuttgart. El abeto cortado es también un buen entretenimiento para los paquidermos, comenta. “Otros animales como los felinos encuentran el olor interesante”, agrega.

En el zoológico de Hellabrunn, en Múnich, los monos también se divierten un poco con el juguete verde y en el de Fráncfort los rinocerontes se entretienen con él. La última variante es como decoración en sitios como en las jaulas de los pájaros.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.