Home / Actualidad / Alemania espera otros 40.000 refugiados este fin de semana

Alemania espera otros 40.000 refugiados este fin de semana

ship-705500_1280Alemania se prepara para recibir este fin de semana una nueva oleada de refugiados procedentes del sureste de Europa, en medio de crecientes fricciones en las propias filas de la canciller Angela Merkel.



“He recibido las últimas cifras dramáticas: sólo para los dos próximos días, es decir, para el fin de semana, esperamos a unos 40.000 refugiados de los países vecinos del sur y del suroeste”, anunció en el ministro alemán de Asuntos Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, durante una reunión con sus homólogos de varios países en Praga.

La cifra duplicaría la de cerca de 20.000 del fin de semana pasado, cuando el gobierno alemán decidió acoger sin trámites burocráticos a refugiados que habían quedado atrapados en Hungría.

“Se trata probablemente del mayor desafío de la historia de la Unión Europea. Dependemos de la solidaridad europea”, urgió Steinmeier a los representantes de Polonia, la República Checa, Hungría y Eslovaquia, que se niegan a aceptar una distribución obligatoria de los solicitantes de asilo llegados del Cercano y Medio Oriente y del continente africano.

Pese a la ola de solidaridad que ha desatado en la población alemana la llegada masiva de refugiados, “nuestras posibilidades son cada vez más estrechas”, advirtió Steinmeier.

Unos 4.000 soldados fueron puestos en alerta por la ministra alemana de Defensa, Ursula von der Leyen, para brindar ayuda rápida ante el incesante flujo migratorio, confirmó un portavoz del Ministerio.

Según cifras del Ministerio del Interior, en agosto solicitaron asilo político en Alemania 36.422 personas, el doble que en el mismo mes de 2014. En lo que va del año han pedido asilo 246.938 personas, muchas más que las 202.000 de todo el año pasado.handshake-584105_1280

Una estadística de la organización de derechos humanos Pro Asyl indica que la mayoría de los refugiados que llegan estos días a Alemania proceden de Siria (44,5 por ciento), Afganistán (11 por ciento) e Irak (8,9 por ciento). Sólo el 11 por ciento procedía de los Estados del oeste de los Balcanes.

Cerca de 450.000 personas han llegado al país este año en busca de un lugar seguro para vivir y se cree que a finales de año la cifra se elevará a 800.000.

La decisión de la canciller Merkel de permitir el ingreso de refugiados que no fueron registrados a su llegada a la Unión Europea, como estipula la reglamentación vigente y el acuerdo de Dublín, está causando hondas fisuras en las filas de sus conservadores.

Horst Seehofer, el presidente de la rama bávara de los democristianos de Merkel y primer ministro de Baviera, el estado más afectado por el flujo migratorio, fue muy duro con la mandataria.

“Es un error que nos va a tener ocupados durante tiempo. No veo la posibilidad de volver a tapar la botella”, dijo en declaraciones que publica hoy el semanario “Der Spiegel”.

Asimismo, Seehofer prometió respaldo a Hungría para proteger las fronteras externas de la Unión Europea, comunicó la jefatura de gobierno de Baviera tras una conversación telefónica mantenida por Seehofer con el primer ministro húngaro, Viktor Orban.

“Hemos perdido el control”, aseguró por su parte el ex ministro alemán del Interior Hans-Peter Friedrich en declaraciones al diario “Passauer Neue Presse”.

También el ministro de Finanzas de Baviera, Markus Söder, pidió controles más estrictos. “El flujo y el efecto llamada son cada vez mayores. Esto comienza a rebasarnos”.

Según Friedrich, es imposible discernir si entre los refugiados se están infiltrando terroristas. “Estoy convencido de que ningún otro país sería tan ingenuo como para exponerse de esta manera a un peligro así”.

El que fuera titular de la cartera del Interior entre marzo de 2011 y diciembre de 2013 reclamó que los refugiados sean registrados y sus datos verificados antes de llegar a las fronteras europeas y llamó a reimplantar los controles limítrofes en la zona de libre circulación de Schengen, que comprende a 26 países.

El diario “Passauer Neue Presse” afirmó que agentes de inteligencia alemana habían identificado a 29 yihadistas entre los solicitantes de asilo.

“Aquí y allá hay indicios de que podrían encontrarse combatientes del Estado Islámico entre los refugiados. Pero hasta ahora no ha podido confirmarse ningún caso”, salió al cruce una portavoz del Ministerio del Interior.

Merkel defendió su política migratoria. “El derecho fundamental al asilo para perseguidos políticos no conoce límites. Esto también vale para los refugiados que llegan a nuestro país huyendo del infierno de una guerra civil”, sostuvo la jefa de gobierno en una entrevista que difunde hoy el rotativo “Rheinische Post”.

No se puede contestar con una mera cifra, dijo Merkel al ser preguntada sobre cuántos refugiados al año está en condiciones de recibir Alemania.

La mandataria cuenta, además, con la aprobación de la mayoría de sus conciudadanos. Según un sondeo divulgado hoy por la emisora de televisión ZDF, un 66 por ciento de los germanos considera correcta la decisión de permitir la llegada de miles de refugiados de Hungría.

La gran mayoría, un 85 por ciento, estima que la decisión traerá aparejado un mayor flujo migratorio hacia Alemania y un 62 por ciento está convencido de que su país está en condiciones de dar cobijo a los que llegan.

Berlín/Múnich, 11 sep (dpa)

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.