Home / Actualidad / Barcelona vs. Bayern, el duelo de los espejos invertidos

Barcelona vs. Bayern, el duelo de los espejos invertidos

El Barcelona y el Bayern Múnich abrirán hoy una esperada semifinal de Liga de Campeones que ofrecerá múltiples condimentos y enfrentará a dos equipos hermanados por su estilo y filosofía.



Será el emotivo regreso de Josep Guardiola al Camp Nou, el escenario donde construyó su obra maestra como técnico azulgrana. Y también el reencuentro del entrenador con Lionel Messi, el crack al que vio e hizo crecer.

“No sé cómo celebraré los goles, no sé qué haré. Mi respeto al Barça no se expresa celebrando un gol o no. Que nadie tenga dudas: quiero ganar este partido. He venido aquí para ganar”, afirmó Guardiola en una multitudinaria rueda de prensa.

Es que más allá de los sentimentalismos habrá también un pasaje a la final de Champions en juego. Estar en Berlín el 6 de junio es la gran ambición de dos equipos que aspiran a volver a reinar en Europa.

El conjunto español parte con un ligero favoritismo gracias al superlativo nivel que viene mostrando en el tramo final de la temporada, con el tridente conformado por Messi, Neymar y Luis Suárez en su pico de rendimiento. Pero también por la plaga de lesiones que sufre el Bayern Múnich, que arribó el martes a la ciudad catalana sin estrellas como Arjen Robben y Franck Ribéry ni piezas importantes como David Alaba o Holger Badstuber.

La “enfermería” del Bayern, que el martes perdió también a Sebastian Rode por una molestia muscular, incluye además a Robert Lewandowski, que está en duda tras las fracturas en el tabique y en el maxilar que sufrió la semana pasada e intentará jugar con una máscara.

Todo lo contrario al Barcelona, que llega en su mejor forma física gracias a la política de rotaciones de Luis Enrique y afronta la única baja del defensa Jeremy Mathieu por unas molestias en el tendón de Aquiles.

Pese a las ausencias y a cierta caída en el nivel en las últimas semanas, el Bayern confía en superar las adversidades, tal como lo hizo ante el Porto en cuartos de final con un fabuloso 6-1 tras perder 3-1 en la ida.

“Creemos en nosotros. Pero también sabemos que no será fácil. No hay favoritos (…) Somos el Bayern, no nos vamos a esconder”, afirmó el delantero Thomas Müller, uno de los seis campeones mundiales que tiene el Bayern en sus filas. Entre ellos estará Mario Götze, el pequeño que aniquiló con su gol el sueño de Messi en la final de Brasil 2014. Y también Manuel Neuer, un arquero al que el astro argentino nunca le pudo convertir.

El Bayern llegará con el recuerdo aún fresco de la dura eliminación que sufrió a manos del Real Madrid el año pasado, pero también de la histórica semifinal que protagonizó ante el Barcelona hace dos, cuando el equipo dirigido entonces por Jupp Heynckes aplastó por un global de 7-0 a los azulgranas en su camino hacia el “triplete” de títulos en Champions, Liga y Copa alemana.

Un objetivo que el conjunto alemán ya no podrá repetir tras su eliminación en la Copa ante el Borussia Dortmund, pero al que sí aspira el Barcelona.

“Me encanta esa palabra, no huyo de ella, pero los profesionales sabemos que puedes pasar de tres a cero. Estamos en condiciones de ganarlo, pero hasta que no se cace el oso, no se vende la piel. El primer paso es ir a la final”, dijo Luis Enrique al ser consultado por la posibilidad del “triplete”.

El entrenador azulgrana advirtió, sin embargo, que el Bayern sigue siendo un rival de máximo cuidado pese a las ausencias. “Su plantilla es tan profunda que no está para notar las bajas. Así lo hizo durante toda la temporada. Independientemente del jugador que se nos ponga delante, trataremos de superar la ronda”, afirmó Luis Enrique, que recordó además las “sorpresas” que puede plantear un viejo conocido como Guardiola.

“Viendo un poco la trayectoria del Bayern, y conociendo a Pep, sabemos que puede haber sorpresas que te puedan complicar la vida. Pero a lo largo de la temporada nosotros ya hemos ido resolviendo los obstáculos que te pone el rival e intentaremos hacerlo de la misma manera”, comentó el entrenador del Barcelona.

Amigo y compañero de Guardiola como futbolista, Luis Enrique está transformando al Barcelona en un equipo más vertical y combativo, una evolución del estilo que supo cultivar el club en su época dorada. El Bayern, en cambio, parece marchar en el camino inverso, con un juego de posesión con el sello de Guardiola acorde a los nuevos tiempos en el fútbol alemán. La genética, sin embargo, es la misma.

“Creo que ha cogido las cosas que tenía buenas el Bayern y le ha puesto su impronta, que sabéis que me gusta mucho. Un equipo muy intenso en defensa que recibe pocos goles y uno de los mejores de Europa sin duda”, comentó Luis Enrique sobre Guardiola.

El regreso del catalán al Camp Nou será sin duda uno de los grandes atractivos de la semifinal. Acompañado de su esposa Cristina Serra y sus tres hijos, el técnico arribó el martes al club donde marcó una época y ganó 14 títulos entre 2008 y 2012.

“He pasado muchos años en esta casa y ahora defiendo al Bayern Múnich. He venido a disputar un partido aquí mañana, es mi trabajo, y tengo que dar lo máximo. Se trata de una enorme oportunidad para llegar a la final de Berlín y por eso estoy muy contento”, manifestó Guardiola el martes, intentando darle un aire de normalidad a un partido que, sin embargo, tendrá todos los condimentos.

Por Klaus Bergmann y Christian Kunz (dpa)

Barcelona, 6 may (dpa

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.