Home / Actualidad / Campaña electoral 2.0: Merkel y la generación YouTube

Campaña electoral 2.0: Merkel y la generación YouTube

Portada de Youtube (Pixaba)Cuatro Youtubers y Angela Merkel: la canciller alemana contestó ayer a las preguntas de cuatro jóvenes estrellas de Internet en un intento por acercarse a los jóvenes en plena campaña electoral a menos de seis semanas de los comicios en Alemania.

¿Cómo pueden los políticos llegar a las jóvenes generaciones? Nada mejor que a través de la plataforma de videos de YouTube. El equipo de la líder de la Unión Cristianodemócrata (CDU) lo descubrió ya hace dos años cuando la mandataria fue entrevistada por el YouTuber LeFloid en un video que ha sido visionado hasta la fecha cerca de 5,5 millones de veces. Ahora echa mano de este intrumento para avanzar en el objetivo de lograr un cuarto mandato para la canciller.

Educación, justicia social, industria automotriz, cuota femenina y conflictos internacionales como Corea del Norte fueron algunos de los temas tratados en la entrevista de una hora de las estrellas alemanas “MrWissen2Go”, “ItsColeslaw”, Alexi Bexi e Ischtar Isik, que bajo el hashtag “DeineWahl” (tu elección) se convirtió en trendic topic en Alemania.

angela-merkel-876155_1920

Angela Merkel. (Foto: Pixabay)


La entrevista de las dos mujeres y dos hombres se pudo ver en directo en sus canales, que cuentan con tres millones de abonados, entre los que se encuentran seguramente potenciales votantes primerizos.

“Tener la oportunidad de votar es algo que sueñan muchas personas en el mundo”, señaló la mandataria alemana al mismo tiempo que recordó que ella vivió en la extinta República Democrática Alemana (RDA), donde no había elecciones.

Merkel es consciente de la elevada intención de voto. Una de cada cuatro personas con derecho a voto en Alemania está aún insegura sobre si acudirá a las urnas o no, de acuerdo con el reciente sondeo elaborado por la televisión privada RTL y la revista “Stern” publicado ayer.

Los políticos se afanan en la recta final por intentar movilizar a estos votantes. “La CDU trabaja por buscar una forma de acercarse a la gente”, declaró. “Intentamos escribir el programa electoral de manera comprensible”, agregó.

La crisis de los motores diésel tras el escándalo de la manipulación de la automotriz Volkswagen, que en 2015 reconoció haber modificado los motores de 11 millones de vehículos en el mundo, parece ocupar un espacio importante en la campaña.

“Espero que (Alemania) siga siendo una nación automotriz. Muchos trabajos dependen de ello”, comentó Merkel. “Hay que volver a la transparencia. Ver qué se hizo mal y volver a hacerlo bien”, añadió. “Ahora se trata de realizar pruebas reales y controlar mejor. Sacar el vehículo a la carretera y medir las emisiones”.

De esta manera, en pleno debate sobre la contaminación de los automóviles diésel, los coches eléctricos volvieron a ganar protagonismo.

“Hay algunos que conducen coches eléctricos como mi portavoz, Steffen Seibert. En mi caso es complicado porque tengo que ir en uno blindado y aún no hay ofertas de este tipo de vehículos eléctricos”, explicó al ser preguntada sobre cómo es posible el cambio si ella misma no usa autos eléctricos.

Durante la entrevista, también le preguntaron sobre la baja representación femenina en el Gobierno y si sería posible que la mitad de los ministros fueran mujeres.

“Si fuera de nuevo canciller, algo que me gustaría, lo podría hacer con mi partido, pero volveremos a tener seguramente un Gobierno de coalición y no se lo puedo imponer a los demás. Eso es algo que deciden los partidos, pero trabajaré para que se pueda conseguir casi el 50 por ciento”, se comprometió.

Pocos dudan en Alemania de una nueva victoria de Merkel. En la encuesta de Forsa sobre intención de voto publicada ayer, la Unión -formada por la CDU y su socio bávaro, la Unión Cristianosocial (CSU)- perdió un punto y se situó en el 39 por ciento de la intención de voto, mientras, su principal rival, el Partido Socialdemócrata (SPD), se mantuvo sin cambios en el 23 por ciento.

En el plano internacional, Merkel intentó rebajar la preocupaciones de que la escala verbal entre Corea del Norte y Estados Unidos acabe en una tercera guerra mundial contestando con un rotundo “no” a la pregunta de si caminamos hacia una nueva guerra mundial. “No hay una solución militar para este conflicto”, declaró. “Se debe ir por el camino de las negociaciones”, insistió.

En este punto, la canciller se mostró contenta con la llamada telefónica entre el presidente estadounidense, Donald Trump, y el presidente chino, Xi Jinping, en medio la escalada de tensión por el programa misilístico y nuclear de Corea del Norte y por la unanimidad en el consejo de seguridad de las Naciones Unidas, que aprobó duras sanciones contra Pyongyang. “Este tipo de instrumentos son los que debemos emplear”, comentó.

Junto con los temas de campaña y los conflictos internacionales también hubo espacio para alguna pregunta personal como el emoticono favorito de la canciller: “la sonrisa, y si queda bien también con un pequeño corazón”; o cómo es posible que aguante jornadas maratonianas sin dormir como durante las cumbres.

“No tengo truco alguno. Tengo que dormir de vez en cuando. A veces estoy cansada”, afirmó con la mirada puesta seguramente en las próximas semanas donde recorrerá el territorio alemán para defender su nuevo mandato hasta las elecciones del 24 de septiembre.

Por Almudena de Cabo (dpa)

Berlín, 17 ago (dpa)

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.