Home / Actualidad / Críticas a Merkel por investigación a humorista que ofendió a Erdogan

Críticas a Merkel por investigación a humorista que ofendió a Erdogan

right-597134_1920Organismos de derechos humanos y diversos medios alemanes criticaron este sábado a la canciller Angela Merkel por haber autorizado que se investigue a un humorista que ofendió al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.


“El Gobierno está contribuyendo a la violación de la libertad de expresión que implicaría una posible acusación”, alertó Hugh Williamson, director para Europa del organismo de derechos humanos Human Right Watch (HRW), en un comunicado difundido este sábado.

Entre tanto “Bild”, el diario más leído de Europa, consideró que la canciller cristianodemócrata (CDU) fue “doblegada” por Erdogan y se preguntó si Alemania es ahora un país “chantajeable” debido a su acuerdo con Turquía para hacer frente a la crisis de los refugiados.

Cediendo a la solicitud de Erdogan, Merkel dio luz verde el viernes a una investigación penal contra Jan Böhmermann, un conocido humorista que a fines de marzo leyó un poema satírico sobre el líder turco en su programa del canal público ZDF.

El comediante de 35 años es ahora investigado en virtud de un apartado del código penal alemán que prohíbe insultar a un jefe de Estado extranjero. Merkel ya anunció que su Gobierno presentará una propuesta de ley para abolir esa norma y evitar así casos similares.

“Al dar luz verde a una posible acusación al tiempo que reconoce que la ley debe ser abolida, el Gobierno alemán está trasladando a los tribunales la responsabilidad de proteger la libertad de expresión en lugar de asumir sus obligaciones en materia de derechos humanos”, criticó Williamson en el comunicado de HRW.

El influyente semanario “Der Spiegel”, por el contrario, publicó un comentario sosteniendo que Merkel no cedió, sino que “dio a Turquía una lección en materia de Estado de derecho” al dejar la situación en manos de la Justicia. El caso siguió dividiendo hoy a políticos de todos los partidos.

El incidente comenzó cuando Turquía se quejó de un programa satírico emitido a fines de marzo en otro canal debido a una canción que criticaba la gestión de Erdogan.

En respuesta a las críticas, Böhmermann leyó días más tarde el poema ofensivo sobre el líder turco para “explicarle” la diferencia entre sátira y difamación.

El humorista aclaró varias veces en la emisión que el texto que leía -y que acusaba a Erdogan de consumir pornografía infantil y practicar sexo con animales, entre otros insultos y juegos con clichés sobre turcos- no estaba permitido en Alemania.

El caso abrió un frente diplomático con Turquía y dejó a Merkel en una encrucijada, tomando en cuenta que Erdogan es una pieza clave en su estrategia para resolver la crisis de refugiados en Europa.

Ante la enorme repercusión del caso y la creciente presión, el propio Böhmermann rompió hoy su silencio para avisar en su cuenta de Facebook que se tomaría “una pequeña pausa”. La cadena ZDF confirmó que el programa Neo Magazin Royale no se emitirá por cuatro semanas y señaló que “respeta la decisión” del humorista.

El director del canal, Thomas Bellut, mostró su apoyo a Böhmermann. “Vamos a estar con él en todas las instancias”, dijo a “Der Spiegel”. El directivo prometió que el cómico contará con todo el apoyo legal de ZDF y aseguró que ninguno de los implicados en la producción del programa afrontará sanciones disciplinarias por lo ocurrido.

También el abogado de Böhmermann, Michael von Sprenger, prometió llevar el caso hasta las últimas consecuencias y llegar si es necesario al Tribunal Constitucional. “Voy a lucha hasta que ganemos”, dijo a la agencia dpa.

Las ofensas a un jefe de Estado extranjero pueden ser penadas con hasta tres años de cárcel en Alemania, aunque los expertos cuentan con que, de ser acusado y condenado, Böhmermann tendría que pagar a lo sumo una multa en dinero.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.