Home / Actualidad / Empleo, eje del programa electoral de Merkel para un cuarto mandato

Empleo, eje del programa electoral de Merkel para un cuarto mandato

Trabajadores edificios. Pleno empleo en 2025, rebajas fiscales de cerca de 15.000 millones de euros (17.000 millones de dólares), aumento del número de policías y más dinero para las familias son los pilares del programa electoral con el que Angela Merkel aspira a conquistar su cuarto mandato consecutivo en los comicios generales de septiembre.

La formación conservadora que preside la mandataria, la Unión Cristianodemócrata (CDU) y su partido hermano bávaro, la Unión Cristianosocial (CSU), presentaron hoy en Berlín la plataforma de propuestas con la que concurren conjuntamente a las elecciones legislativas que se celebrarán en Alemania en menos de tres meses.

“Es un programa que une al país y que no lo divide. Nuestro proyecto de futuro para Alemania se centra en el bienestar y la seguridad para todos. Queremos que al final de la legislatura a la gente le vaya mejor que al principio de ella”, señaló Angela Merkel durante la conferencia de prensa celebrada poco después del mediodía en la capital alemana.

“En el centro de este programa está el empleo, porque es la base de muchas cosas. Nuestro objetivo es lograr el pleno empleo en 2025, creemos que lo podemos lograr”, añadió la líder de la CDU y candidata por cuarta vez a la cancillería en las elecciones del 24 de septiembre.

Ofertas de trabajo en Alemania: albañiles, industria, enfermería…

Durante su comparecencia, Merkel se mostró convencida de ser capaz de reducir a la mitad en un horizonte de ocho años la tasa de paro, actualmente en Alemania en el 5,5 por ciento, para situarla por debajo del tres por ciento, un nivel que en términos económicos es considerado como pleno empleo.

Trabajo para todos es la clave para todo lo que necesitamos, es decir: inversiones para el futuro, apoyo a las familias y también para la garantía del sistema social. Por eso le damos tanta importancia a esta cuestión”, insistió la dirigente conservadora.

En un documento de 72 páginas, la CDU de Merkel y su rama bávara plasman su proyecto para seguir gobernando Alemania. En él, además de la creación de 15.000 nuevos puestos de agentes de Policía o de un incremento de 25 euros en las ayudas por hijo que reciben las familias, se contempla también limitar el derecho de doble nacionalidad a una sola generación.

De esta forma, según propone la alianza conservadora, en Alemania podrán contar con doble nacionalidad aquellos hijos de padres extranjeros nacidos en el país. No obstante, ésta no se traspasará a los futuros herederos.

Las aguas entre las dos formaciones han vuelto a su cauce después de que hace dos años, coincidiendo con la gran crisis de refugiados que afectó a Alemania, la relación pasara por momentos bajos y se caracterizase por continuas críticas de los dirigentes bávaros a la gestión migratoria de Merkel.

Lejos de controversias pasadas, el líder de la CSU y primer ministro bávaro, Horst Seehofer, mostró durante la comparecencia conjunta con Angela Merkel su “confianza ciega” en la canciller.

“La situación de 2015, en la que casi un millón de refugiados llegó a Alemania, no puede repetirse”, señaló el dirigente regional.

La CSU de Baviera forma parte de la actual gran coalición que sustenta el Ejecutivo en Alemania, junto con la CDU de Merkel y al Partido Socialdemócrata (SPD).

La Unión, el partido integrado por la CDU y la CSU, era la única formación que, a tres meses de los comicios legislativos, no había presentado todavía su programa electoral. Una vez hecho público, sus rivales políticos no han tardado en reaccionar.

Desde el SPD, actual socio menor en la coalición de Gobierno, calificaron el programa como “poco serio, injusto e irresponsable”. “Es un programa flojo que carece de ideas para el futuro”, manifestó el líder del SPD y rival de Merkel de cara a las elecciones del 24 de septiembre, Martin Schulz.

También desde la formación La Izquierda, integrada por poscomunistas del este alemán y socialdemócratas desencantados, le llovieron críticas. “La Unión continúa siendo (con este programa) el partido de los salarios bajos y de la pobreza en la vejez”, dijo la líder de la formación, Sahra Wagenknecht en declaraciones a dpa.

Los liberales del FDP, antiguos socios de coalición en el anterior Gobierno de Merkel (2009-2013), apuntaron, sin embargo, que el programa iba “en muchos aspectos” en la buena dirección aunque en él echaron en falta “ingenio y coraje”.

Por su parte, el partido ultraderechista y de tintes xenófobos Alternativa para Alemania (AfD) calificó el programa como un “fraude”.

Berlín, 3 jul (dpa)

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.