Home / Actualidad / Francia exige un examen para pilotos de baja tras el accidente de Germanwings

Francia exige un examen para pilotos de baja tras el accidente de Germanwings

Las autoridades francesas aircraft-1023968_1920de seguridad aérea exigieron este domingo que los pilotos que están de baja sean sometidos a exámenes médicos rutinarios para evitar desastres como el ocurrido hace un año cuando un copiloto alemán al parecer estrelló intencionadamente su avión en los Alpes franceses.

Los exámenes también deben realizarse para detectar posibles “problemas psiquiátricos y psicológicos”, señala el informe final, presentado hoy en Le Bourget, de la Oficina de Investigación y Análisis para la Seguridad de la Aviación Civil (BEA) sobre la catástrofe del avión de la compañía alemana Germanwings.

La BEA exige también que se obligue a los médicos a informar a las autoridades correspondientes en caso de que hayan llegado a la conclusión de que el estado de salud de un paciente supone un peligro para la seguridad pública. Actualmente, las normas relativas al secreto profesional médico difieren según los países.

La BEA dijo que ha trasladado sus recomendaciones a la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) y a los países miembros de la Unión Europea.

Los investigadores franceses están convencidos de que el copiloto Andreas Lubitz, de 27 años, quien al parecer padecía depresiones, provocó intencionalmente la caída del Airbus A320 de Germanwings que volaba el 24 de marzo de 2015 de Barcelona a la ciudad alemana de Düsseldorf. Las 150 personas que se encontraban a bordo de la nave perecieron.

Lubitz no había informado a Germanwings, antes del fatídico vuelo 4U9525, de que los médicos le habían dado de baja. Según el informe de la BEA, un médico que trataba al copiloto había ordenado el ingreso de Lubitz en una clínica psiquiátrica después de haber diagnosticado una posible psicosis el 10 de marzo de 2015, es decir dos semanas antes de la caída del avión.

El informe sobre el accidente evidencia importantes carencias en la selección, empleo y supervisión del copiloto al que los investigadores acusan de estrellar deliberadamente el avión con 150 personas a bordo, señaló hoy el abogado de las víctimas de la tragedia.

“El grupo Lufthansa empleó y formó a un copiloto con antecedentes de una enfermedad psíquica, un error con terribles consecuencias” criticó el abogado Christof Wellens.

Además, pese a su permiso de vuelo limitado debido a su enfermedad en el pasado ya no era sometido a ningún reconocimiento psiquiátrico.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.