Home / Actualidad / La economía alemana se estanca a finales de 2018

La economía alemana se estanca a finales de 2018

Los conflictos comerciales internacionales y el enfriamiento de la economía mundial frenaron la economía alemana a finales del pasado año, según se desprende de los datos provisionales comunicados hoy por la Oficina Federal de Estadística (Destatis) con sede en Wiesbaden.

Foto pixabay

En los últimos tres meses de 2018, el producto interior bruto (PIB) se ubicó en prácticamente el mismo nivel del trimestre anterior, informó Destatis. En el tercer trimestre el crecimiento económico incluso decreció. El crecimiento del PIB fue a lo largo de todo el año pasado algo más débil de lo que se había pronosticado en un principio.

La economía alemana se libró así por poco de una ligera recesión a finales de 2018. Si el rendimiento económico retrocede durante dos trimestres seguidos, los economistas hablan de una “recesión técnica”. Pero en este caso se trata de una recesión muy suave. Otra cuestión es si el rendimiento económico de todo un ejercicio se retrae en comparación al anterior.

En el ejercicio de 2018, la economía alemana —la mayor de Europa— creció en un 1,4 por ciento, algo menos del 1,5 por ciento calculado en un principio por Destatis. El ejercicio pasado fue el noveno año consecutivo de crecimiento, aunque a un ritmo bastante más lento que en años anteriores.

Los principales impulsos en el cuarto trimestre de 2018 vinieron de dentro, informó Destatis. Las empresas invirtieron más en construcción, así como en maquinaria y otros equipamientos.

Los gastos de los consumidores registraron un ligero aumento. Los gastos del Estado, entre los que se cuentan las prestaciones sociales y los sueldos de los empleados, aumentaron considerablemente.

Por el contrario, el comercio exterior no registró ningún estímulo de crecimiento, ya que las exportaciones padecen las consecuencias de los malos tiempos por los que pasa la política comercial y del enfriamiento de la economía mundial.

Las perspectivas para este año no son muy prometedoras. Los institutos de investigación en economía, las organizaciones internacionales y el Gobierno alemán corrigieron a la baja sus pronósticos de crecimiento para la economía alemana -tan orientada hacia la exportación- debido sobre todo al enfriamiento de la economía mundial, los conflictos comerciales internacionales y las incertidumbres de la salida del Reino Unido de la Unión Europea (Brexit).

El Gobierno alemán espera para este año un crecimiento del PIB del 1,0 por ciento. En otoño de 2018, había partido de un aumento del 1,8 por ciento.

Wiesbaden (Alemania), 14 feb (dpa)

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.