Home / Actualidad / Las cinco opciones de Gobierno posibles en Alemania

Las cinco opciones de Gobierno posibles en Alemania

MerkelHace exactamente cuatro años, el bloque conservador que dirige la canciller alemana, Angela Merkel, y el Partido Socialdemócrata (SPD) avanzaban con paso firme en la formación de un nuevo Gobierno en el país.

El 14 de diciembre de 2013, el 75,96% de la militancia del SPD se pronunció a favor de sellar una gran coalición de Gobierno bajo el timón de la mandataria. En esta ocasión, en el mejor de los casos, la potencia europea no contará con un nuevo Ejecutivo hasta marzo y la situación está tan poco clara que, a estas alturas, además de una reedición de una gran coalición se barajan otros escenarios:

GroKo (Grosse Koalition, la gran coalición): la alianza de los dos principales partidos de Alemania, el bloque conservador y el SPD, es la opción preferida por la canciller, que insiste en la necesidad de que el país cuente con un Gobierno estable.

KoKo (Kooperations-Koalition, coalición de cooperación): supondría un modelo inédito de Gobierno en Alemania a través del que el SPD pretende contar con varios ministros en el Ejecutivo y sellar unos pocos puntos centrales en el acuerdo de coalición, tales como la política europea o el presupuesto, pero que el resto de los proyectos pueda ser negociado en el Parlamento. Esto le permitiría al SPD subrayar su perfil de partido de la justicia social y formar distintas mayorías. La CDU de Merkel se ha apresurado a criticar la propuesta alegando que generaría inestabilidad en el país.

Gobierno en minoría: el bloque conservador de Merkel contaría con todos los ministerios y el SPD cerraría acuerdos con la canciller en determinados temas centrales, tales como la política exterior o el presupuesto. Se trataría de un Gobierno conservador “tolerado” por el SPD, pero que obligaría a Merkel a buscar una mayoría en el Parlamento en buena parte de los temas.

Retomar negociaciones con verdes y liberales: en el caso de que las negociaciones entre el bloque de Merkel y el SPD no prosperen, el presidente de Alemania volvería a asumir un papel principal y podría solicitar al partido liberal y a Los Verdes sentarse de nuevo en la mesa de negociaciones con la dirigente para intentar formar un Gobierno tripartito. Esta opción parece poco probable, después de que hace casi un mes los liberales abandonasen por sorpresa las conversaciones con la dirigente y la formación ecopacifista.

Nuevas elecciones: si fracasan todas las demás opciones, Alemania debería celebrar nuevas elecciones. Estas tendrían lugar una vez que en el Parlamento del país se votase a la persona propuesta por el presidente para ocupar el cargo de canciller.

La ley estipula que independientemente de si las formaciones han logrado o no ponerse de acuerdo para formar Gobierno, el presidente nombrará a un aspirante que se someterá al voto del Bundestag. En la primera votación, se exigirá que el candidato haya sido votado por mayoría absoluta.

Si no la logra, el Bundestag dispone de dos semanas para, dado el caso, elegir a otra persona. Aquí también se exigirá que sea votado con mayoría absoluta. De no lograrse tendría lugar una última votación en la que sería suficiente con una mayoría relativa. Al no ofrecer estabilidad, el presidente de Alemania puede disolver el Parlamento y convocar elecciones que deben celebrarse antes de que transcurran 60 días.

Berlín, 14 dic (dpa)

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.