Home / Actualidad / Los 80 en el Städel

Los 80 en el Städel

 

Electric Night – Middendorf. 1979

Desde finales de julio cuelga en los muros del Städel la colección “Die 80er. Figurative Malerei in der BRD” (Los 80. Pintura figurativa de la RFA), con motivo del 200 aniversario del Museo y gracias a la estrecha colaboración del Deutsche Bank.


La muestra, que aúna 90 obras de 27 artistas diferentes, se concentra en una época de transición de una Alemania dividida políticamente. Los temas que se abordan se circunscriben a la realidad más cercana de los pintores: desde la escena nocturna hasta la emancipación homosexual, influenciados claramente por las vanguardias y el Punk y el New Wave de los 70. Se trata de toda una generación rebelde en constante búsqueda de una identidad propia. Con el arte de posguerra como bagaje, artistas como Ina Barfuss, Andreas Schulze o Gerhard Naschberger plasman una realidad posmoderna que pretende causar impacto en el espectador, emitiendo con cada obra mensajes de energía, intensidad, inmediatez y espontaneidad. Sus obras recuerdan muchas veces a los expresionistas y a los fauves por su pincelada agresiva, directa o por su desgarrador uso del color.

BERLIN, HAMBURGO Y RENANIA, puntos neurálgicos de creación

Durante los 80 destacan en la Alemania Occidental 3 puntos neurálgicos en lo que a artes plásticas se refiere.

Berlín Occidental, con una ingente cantidad de jóvenes bohemios fue un lugar perfecto para atraer a creadores de todo el país. Con la Galerie am Moritzplatz, artistas como Bernd Zimmer, Salomé o Helmut Middendorf dibujaron la cultura juvenil de la época, yuxtaponiendo la inmediatez del mundo como sujeto de las obras. Sus creaciones, rompían con la tradición y eran la antítesis de lo políticamente correcto.

Albert Oehlen, Martin Kippenberger o Werner Büttner son 3 de los que componen la escena artística en Hamburgo. Con la verdad como principio máximo, comenzó en la ciudad hanseática un experimento pictórico. Para ello se basaban en la rebeldía, la radicalidad y el riesgo. Las directrices del mismo oscilaban siempre entre la abstracción y las siluetas, los gestos y la construcción o la superficie y la línea.

A las afueras de Colonia, se conocieron Hans Peter Adamski, Peter Bömmels, Walter Dahn y Jirí Georg Dokoupil y decidieron fundar el estudio en Müllheimer Freiheit 110. Estos artistas, que habían recibido una educación artística, decidieron optar por una línea rompedora, pues sus cuadros parodiaban a las jóvenes tendencias del mundo del arte. Eran pinturas que respiraban espontaneidad e inmediatez, banales, cargadas de clichés y al mismo tiempo, estas obras eran la expresión de la exaltación por los medios tradicionales de la pintura.

Berlin Nite – Castelli. 1979

Aprender arte en el STÄDEL

Tanto para los conocedores del arte contemporáneo, como para los no iniciados, es recomendable la visita a este museo, que comienza ya desde nuestros hogares. En su página web, el Städel online nos ofrece un paseo por la exposición con explicaciones detalladas de cada obra, de forma que podamos entrar en materia. Paralelamente, en la sala de la exposición, no solo podremos leer los clásicos textos introductorios, sino que disponemos además un sistema multimedia en forma de tabletas sin coste adicional para poder comprender mejor el significado de las pinturas. Con su reciente y progresiva digitalización, el Städel hace una apuesta por la modernización, a la vez que acerca el arte a todos los públicos.

Finalmente, y hasta el 18 de octubre, podremos disfrutar de esta exposición única, combinada con una gran variedad de charlas, talleres para niños y otros eventos que se llevarán a cabo hasta entonces.

 

Borja Bethencourt

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.