Home / Actualidad / Los buzones-bebé cumplen 15 años

Los buzones-bebé cumplen 15 años

1191285966_d701fcb1c3_z

Los buzones son llamados “Babywiege” (cuna), y son cunas inteligentes que, al percibir la presencia de un cuerpo en su interior, automáticamente encienden un sistema de calefacción y activan una alarma que alerta a centros médicos que acuden inmediatamente a recoger al bebé.

Una vez depositado en el buzón, el bebé llega a estar bajo custodia del Estado alemán. Al comienzo el hospital se encarga de su cuidado, luego pasa a una familia de acogida y, finalmente, puede ser adoptado legalmente. Ahora bien, si la madre después cambia de opinión y decide recuperar a su hijo, debe leer las instrucciones que aparecen junto al buzón. Estas son algunas de las características:

  • Una vez que dejan al bebe, la cámara de incubación se cierra inmediatamente, evitando que el niño sea “tomado” por un extraño mientras llegan los médicos.429164925_51438389d4_z
  • Sensores térmicos miden las condiciones del bebe y del ambiente para proveer un entorno caliente y seguro
  • Una cámara de video enfoca a la cuna, promoviendo así el anonimato y evitando que la gente meta “cualquier cosa” dentro de la incubadora.
  • El botón es un enlace con un sistema de alarma que alerta al personal medico.
  • El lugar tiene almohadillas especiales para que la madre pueda tomar las huellas del bebe y llevarlas “impresas”, de modo que si se arrepiente, pueda mostrarlas y recuperarlo. Esto, en un plazo de 8 semanas. Es decir, cuando el bebé ingresa al sistema de adopción, la madre pierde su derecho.

Se cree que los primeros buzones para bebés abandonados surgieron en Europa a finales del siglo XII. Entonces el Papa Inocencio III puso en marcha este sistema en hogares para niños huérfanos, con el objetivo de reducir el asesinato de recién nacidos, cuyos cuerpos aparecían con frecuencia en el río Tíber. La idea se expandió por el Viejo Continente y luego viajó al resto del mundo. La mayoría dejó de funcionar en el siglo XIX, cuando se establecieron los servicios modernos de salud pública.

Sin embargo, un siglo después varios países europeos resucitaron las “Ventanas Moisés”, como las llaman en Alemania, donde se introdujeron por primera vez en Hamburgo en el año 2000. Actualmente existen alrededor de 80 en toda Alemania y más de 200 en toda Europa y están supervisadas por organizaciones de beneficencia, Iglesias y hospitales con el propósito de salvar vidas para evitar que madres desesperadas o desorientadas tomen malas decisiones sobre los pequeños. Sin embargo, no pocas controversias ha causado y ya en noviembre de 2009, el Consejo Alemán de Ética exigía al Gobierno que las clausurara por considerar que este método sirve para que los padres en cuestión se desembaracen más fácilmente de su responsabilidad cuando bien podrían optar por la entrega en una adopción regular. A pesar del revuelo y la polémica suscitada, los defensores de la medida creen que así se evitan muertes indeseadas y alegan que han bajado las muertes o enfermedades graves en bebés por ser abandonados.

Como vía alternativa a los “Babyklappe”, en 2013 el Parlamento alemán aprobó una nueva ley para permitir a las mujeres en situación de necesidad dar a luz de forma anónima en un hospital y dejar a su hijo recién nacido en el centro sanitario.

El objetivo de la norma era evitar que las mujeres parieran al margen del circuito sanitario, con los consiguientes riesgos. Al mismo tiempo se buscó ofrecer a los niños la posibilidad de conocer datos sobre su madre al cumplir los 16 años, ya que pasado ese tiempo se puede levantar el secreto sobre la identidad de la mujer.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.