Home / Actualidad / ¿Qué edificios se conservaron en Berlín después de la segunda guerra mundial?

¿Qué edificios se conservaron en Berlín después de la segunda guerra mundial?

BerlinHay lugares que, a lo largo de su historia, fueron azotados por diversas guerras, lo que les dejó una huella, en muchos casos, imposible de borrar en las mentes de sus conciudadanos y en su propia arquitectura (que pasa, en ocasiones, por procesos de restauración, para que esto así sea y no se cometan los mismos errores) Pero son precisamente esos días negros los que también llaman la atención a los viajeros, como una manera de poder estar en contacto con el pasado. Y un ejemplo claro de esto es, sin duda alguna, Alemania. Sobretodo en ciudades clave como Berlin o Munich.

El comienzo de la Segunda Guerra Mundial se sitúa en el año 1939, en el momento en el que las tropas alemanas decidieron invadir Polonia. Fue entonces cuando los países de la Commonwealth, el Imperio británico y Francia declararon la guerra a los nazis. El conflicto bélico se mantuvo hasta 1945, con la rendición incondicional alemana tras la captura de Berlin.

De aquellos fatídicos días, en los que perdieron la vida entre 55 y 60 millones de personas (las cifras resultan algo confusas, dependiendo de la fuente) quedan restos tan destacados como la Iglesia Memorial Kaiser Willhelm (o lo que es lo mismo la iglesia en recuerdo del emperador Guillermo). Fue declarada monumento protegido y se mantiene en estado de ruina, tal y como quedó tras ser destruida durante la Segunda Guerra Mundial. Al lado, se han construido dos edificios: uno para salas de la propia iglesia y otro, que es un campanario, que hace las veces de tienda de regalos.

También destaca la Puerta de Brandenburgo, que es todo un símbolo de la reunificación alemana. Se construyó en 1791 y cuenta con 26 metros de altura. La Segunda Guerra Mundial hizo que este monumento sufriera importantes daños, sobretodo en la Cuadriga. Con la construcción del Muro de Berlin (1961) quedó atrapada entre entre el este y el oeste, lo que impedía el acceso. No fue hasta 1989 (momento en el que se derribó el Muro) cuando, nuevamente, se puedo acceder a ella.

Otro de los edificios a tener en cuenta, si se realiza una visita por la capital alemana, es el de la Catedral de Berlin, el templo quedó muy dañado durante el conflicto bélico. Por suerte, en el año 1975 empezar las tareas de reconstrucción. Se encuentra situada frente al Palacio Imperial y es el edificio religioso más grande de Berlín, con una cúpula que alcanza los 85 metros de altura. Para quienes disfruten de las buenas vistas y no tengan vértigo, aquí tienen una excelente oportunidad de observar la ciudad con una vista incomparable. Tan sólo hay que subir 270 escalones.

Aunque hay muchos más sitios que visitar en la capital alemana, uno destacado es el Parlamento alemán (el Reichstag) Este edificio se incendió, de manera intencionada, por parte de los nazis (aunque su acusación fue a parar a un comunista, que fue condenado por ello) Esto dio pie a Hitler a alzarse asegurando que la acción era necesaria.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.