Home / Actualidad / Schulz dimite como presidente del Partido Socialdemócrata alemán

Schulz dimite como presidente del Partido Socialdemócrata alemán

El presidente del PartidoSpd Socialdemócrata de Alemania (SPD), Martin Schulz, ha renunciado con efecto inmediato a su cargo, sin esperar la decisión de los militantes de la formación.

Al mismo tiempo, la junta directiva del SPD ha nominado de forma unánime a la actual jefa del grupo parlamentario socialdemócrata, Andrea Nahles, candidata a la presidencia del partido en la votación que se celebrará el 22 de abril en un congreso del SPD en Wiesbaden.

FORMACIÓN DIVIDIDA Y DESORIENTADA

Nahles, de 47 años, hereda una formación dividida, desorientada y víctima de una gran crisis de identidad que, sin embargo, ha sabido sacar rentabilidad a su peor resultado electoral garantizándose los ministerios con mayor peso en el futuro Gobierno germano, entre ellos el de Finanzas y el de Exteriores.

Por primera vez en sus 154 años de historia, el Partido Socialdemócrata alemán estará comandado por una mujer y uno de sus principales cometidos será reconstruir una formación hecha pedazos tras el terremoto originado por su antecesor.

GRAN DECEPCIÓN

Schulz, que fue recibido el pasado año con gran entusiasmo, decepcionó a sus acólitos y a la opinión pública, primero, con el duro revés de las elecciones generales del pasado septiembre, cuando sufrió su mayor derrota histórica, y, después, con un giro de 180 grados en su discurso, que hundió por los suelos su credibilidad.

Tras anunciar a bombo y platillo la misma noche electoral que el SPD pasaría a las filas de la oposición, el político socialdemócrata se vio obligado a dar marcha atrás e intentar formar Gobierno con Merkel abrumado por el temor a la convocatoria de unas nuevas elecciones.

La pasada semana, el bloque conservador de la canciller, Angela Merkel, y un Schulz muy debilitado alcanzaron finalmente un acuerdo que pone fin a la mayor crisis de Gobierno que ha enfrentado el país.

El pacto, sellado más de cuatro meses después de las elecciones generales y tras casi cuatro semanas de intensas negociaciones, debe ser ahora aprobado en un congreso por el casi medio millón de militantes del SPD para poder entrar en vigor.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.