Home / Actualidad / ¿Qué es el síndrome de Ulises o del emigrante?

¿Qué es el síndrome de Ulises o del emigrante?

AviónLa Navidad es para muchos sinónimo de regreso a España y de reencuentro con sus seres queridos. Cuando estas fiestas llegan a su fin y toca volver a emigrar, podemos ser más vulnerables al síndrome de Ulises o del emigrante, llamado así por las penalidades que sufrió el héroe legendario griego lejos de casa y de los suyos.

A continuación, Sergio Delgado -psicólogo general sanitario y especialista en procesos psicológicos en el emigrante, coordinador de Psicología en la red-, nos da unas claves sobre este problema y, anteriormente, sobre el síndrome postvacacional.

Destino Alemania: ¿Cuáles son los síntomas de este síndrome?

Sergio Delgado: El sentimiento de soledad o de aislamiento. Se trata de un vacío afectivo que para algunas personas es muy difícil de soportar y que será acompañado de otros síntomas como la tristeza, la culpabilidad o el desengaño sobre el nuevo proyecto de vida con sensaciones de ansiedad y estrés debido a la vivencia negativa.

Además, pueden aparecer trastornos psicosomáticos -que son la señal en nuestro cuerpo de que algo va mal- como puede ser la imposibilidad de conciliar el sueño, dolor de estómago y cabeza, falta de apetito o exceso de ingestión, falta de atención y concentración o fatiga extrema. También, en los casos más agudos habrá una visión de uno mismo muy negativa, con una fuerte bajada de autoestima.

¿A partir de cuánto tiempo después de emigrar suele aparecer este problema?

No hay un tiempo determinado, depende más de la evolución en el proceso migratorio de la persona, aunque suele aparecer después de terminar el periodo que se suele llamar de ‘enamoramiento’ del emigrante con el nuevo país.

Cuando la persona llega es el momento en el que se proyectan las esperanzas y los deseos de una nueva vida. Poco a poco, esta sensación va desapareciendo y la persona verá de forma más realista su situación y es cuando pueden aparecer los primeros síntomas de decepción, frustración y más tarde de soledad o aislamiento.

¿Qué hay que hacer para superarlo y evitar que se convierta en una enfermedad mental grave?

En realidad no está tipificado como enfermedad mental, ya que no está reconocido como tal en los manuales de referencia de psiquiatría o psicología como puede ser el DSM (Manual de diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales). El psiquiatra Joseba Achotegui fue quien propuso este síndrome para referirse al cuadro psicológico que aparece en muchos emigrantes, señalando que no es un trastorno mental, sino un cuadro intenso de estrés.

Su superación pasa por afrontar los procesos de duelo por la separación, recobrar la autoestima y la seguridad en uno mismo, aunque desde mi experiencia en la atención a personas emigrantes quizá la ayuda más importante es la de superar el sentimiento de aislamiento, soledad o vacío. La persona necesita generar un nuevo contexto vivencial donde se sienta existir y ‘ser alguien’, algo que le suele resultar difícil ya que en el proceso migratorio se rompen los vínculos de apoyo que hasta ahora tenía.

¿Las redes sociales ayudan a paliar este síndrome o lo agudizan aún más?

Dependiendo cómo se manejen. En comparación con los procesos migratorios de épocas anteriores, ahora las nuevas tecnologías -incluidas las redes sociales- facilitan la comunicación entre las personas, pudiendo paliar ese sentimiento de soledad y aislamiento.

Sin embargo, también pueden generar dependencia, necesitando estar constantemente en ellas, algo que no ayudará al proceso de integración en el nuevo país.

¿Es más frecuente la aparición de este problema en fechas como la Navidad o se puede estar vulnerable en cualquier época del año?

Efectivamente. Esto se debe a que se para la inercia que se tiene durante el año y se dan eventos excepcionales como es el reencuentro con familiares y amigos o en otros casos se ve la imposibilidad de los mismos. La nostalgia o la añoranza pueden agudizarse en estos casos, que además hace que se ‘idealice’ el lugar de origen -como contexto donde éramos más felices- cuando estamos sintiendo emociones negativas en el nuevo país.

Colonia (Alemania), 4 ene dic (MJ García)

Un comentario

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.