Home / Actualidad / Una ciudad alemana prueba un reloj de arena en vez de un ticket de aparcamiento

Una ciudad alemana prueba un reloj de arena en vez de un ticket de aparcamiento

RelojLa arena se escurre lentamente hacia la parte inferior del reloj. Cuando el último granito haya descendido habrá expirado el tiempo del parquímetro. Así de sencillo, así de indiscutible.

La ciudad bávara de Volkach introdujo hace un año, tras varios intentos, un simple método para controlar los aparcamientos de corto tiempo en el centro: un reloj de arena en la ventanilla lateral del coche.

“Ha valido la pena. El sistema ha sido bien acogido tanto por la población como por el comercio”, resume Peter Kornell, alcalde de la ciudad.

Kornell rige el destino de los 9.000 habitantes de Volkach desde 2002. En todos esos años ha probado diversos métodos para controlar las cerca de 200 plazas de aparcamiento en la zona centro.

RELOJES DE ARENA DE 15 MINUTOS

Primero, dos horas libres usando el disco de estacionamiento, que señala la hora de llegada. “Los empleados de los negocios del centro fueron los que más ocupaban estos lugares, dejando sin aparcamiento a los clientes”, explica Kornell. Luego, probó colocando expendedores de tickets de estacionamiento, permitiendo un máximo de dos horas de permanencia. “Ahí se quejaron los comerciantes porque el sistema era muy poco práctico para los clientes que solo paraban unos minutos”, comenta.

También intentó un sistema de vales que tampoco resultó. Además, otras propuestas no lograron imponerse en el concejo municipal, hasta que alguien de la asociación de comerciantes llegó con la idea de los relojes de arena, que había visto en la localidad de Kirchheim unter Teck, en el estado federado de Baden-Wurtemberg. La idea convenció y fue aprobada por unanimidad por los concejales.

“La única dificultad fue encontrar un reloj de arena de 15 minutos”, reconoce Marco Maiberger, director de la oficina de turismo de Volkach. Sin embargo, finalmente consiguieron lo que buscaban y compraron 5.000 relojes, provistos de una ventosa para adherirlos a la ventanilla y con el emblema de la ciudad impreso. La oficina de turismo y la asociación de comerciantes han asumido los costes de, aproximadamente, 8.000 euros.

Cerca de la mitad de los relojes de arena han sido vendidos hasta ahora, a cuatro euros por unidad. Con ello, prácticamente se ha cubierto la inversión inicial. “Y se han terminado las eternas discusiones y excusas de ‘yo solo quería un ratito…'”, asegura el alcalde Kornell.

Volkach (Alemania), 26 nov (dpa)

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.