Home / Actualidad / «En el Cervantes tenemos un enfoque creativo para enseñar español»

«En el Cervantes tenemos un enfoque creativo para enseñar español»

El Instituto Cervantes es, sin duda, una de las principales instituciones para la difusión de la cultura hispana en todo el mundo. En el programa número 99 de Funk Radio, conversamos con Roberto Ortí, jefe del área académica del Instituto Cervantes de Berlín, y Lorena Valdenegro, docente del CervantesKinder, un programa especial para el aprendizaje del español dirigidos a los más pequeños, sobre el trabajo que hace el Cervantes desde la capital de Alemania, la enseñanza de la lengua española a través de las herramientas digitales y la importancia de la comunicación para comunicar.

¿Cómo se ha adaptado el Instituto Cervantes de Berlín a su actividad con la enseñanza del español debido a la situación de crisis por el coronavirus?

Roberto Ortí: Cuando viene la crisis sanitaria, suspendimos las clases presenciales. Sucedió un viernes y el lunes empezamos con las clases en línea. Fue una reacción muy rápida. A partir del 14 de marzo comenzamos a desarrollar toda nuestra actividad docente de manera digital. También el curso para niños. Tuvimos una reunión con los padres, hablamos de cómo lo íbamos a hacer y a la mayoría de ellos les pareció bien y comenzamos con el programa.

En una institución estatal a veces resultan difíciles estos pasos de innovación tan rápidos. ¿No habéis tenido ningún problema a la hora de implantar este nuevo sistema de enseñanza?

Roberto Ortí: Por un lado, los alumnos valoraron mucho el esfuerzo. Si hubo algún problema lo entendieron. Y los profesionales se volcaron. Reaccionaron con rapidez y eficacia. Quizás algún problema técnico que se subsanó sin problemas. La experiencia ha sido satisfactoria.

Aparte de las innovaciones técnicas, ¿también hubo que innovar en el plano pedagógico? La narrativa a través de la herramienta online es algo distinta.

Lorena Valdenegro: Los materiales que usamos para nuestras clases son completamente diferentes. Todos los profesores estuvimos trabajando en línea, ayudándonos y aportando ideas. Con los niños trabajamos con materiales online y que ellos tienen en casa, que sean fáciles de utilizar. Intentamos ser creativos con las materiales que ellos puedan tener, sin exigir grandes cosas. Los padres deben tomar un rol activo ahora. Los niños necesitan a alguien que los esté apoyando. Para facilitarles eso, hacemos que casi todos los recursos estén en la pantalla.

¿Veis una opción de futuro a la hora de difundir la lengua española el hacerlo a través de las herramientas digitales?

Roberto Ortí: Va a ser una opción más. No digo que vaya a ser la única, pero va a enriquecer la oferta y las posibilidades del aprendizaje de la lengua. Por supuesto que la mayoría de la gente, y nosotros también, cree que la forma idónea para aprender la lengua es la formación presencial, la comunicación cara a cara. Pero esto es una opción que está resultando muy válida y nos permite tener acceso a romper distancias, incluso fronteras. Ha sido una sopresa. Queríamos dar este paso y al intentar solucionar todo lo que nos venía hemos evolucionado de manera muy rápida. Nos ha hecho crecer bastante.

A lo mejor Berlín se va a convertir en la sede para toda Alemania…

Roberto Ortí: Los demás centros de Alemania también tienen sus posibilidades. Nosotros, por ejemplo, vamos a ofertar ahora un curso de formación de profesores donde la idea es captar a gente de todo el mundo, no solo de Alemania. Lo bueno es que toda la actividad ya no queda restringida a un ámbito físico. Hasta ahora casi todos nuestros alumnos eran de Berlín, ahora ya no será así.

También sabemos que estáis organizando campamentos de verano. ¿Nos podéis contar más de esta actividad?

Lorena Valdenegro: Para junio estamos organizando un campamento de verano que esperamos pueda celebrarse. Estamos atentos a lo que digan las autoridades sanitarias. Llevamos unos cinco años realizándolos. Son grupos de niños, a partir de los dos años y hasta los 12, que se reúnen en el Instituto Cervantes para realizar actividades fuera del Instituto, en parques, aunque no sé si ahora será posible. La idea es que los niños practiquen la lengua española a través de las artes. Hacemos actividades de teatro, danza y música.

Ahora además tenéis una nueva plataforma nueva, jetz-lernst-du. ¿Qué podemos esperar de esta nueva presencia digital?

Roberto Ortí: Sobre todo, buscamos facilitar la información, la difusión de los cursos y de la actividad académica. Nuestro objetivo principal es que la gente pueda acceder rápidamente a la información académica. Nuestra oferta es muy dinámica, hay cursos de todo tipo, y muchas veces es difícil encontrarlos. La oferta es tan amplia y variada que hay veces que la información puede ser confusa. Esta plataforma nos ayuda a estructurar mejor la información y que las personas interesadas en aprender la lengua española, casi en un golpe de vista, vea las posibilidades que tiene para hacerlo.

¿Y qué diríais a aquellos que estén interesados en aprender la lengua española sobre por qué deberían hacerlo en el Cervantes?

Roberto Ortí: El Cervantes tiene cosas que otras instituciones no tienen, por ejemplo las oferta cultural, que de manera directa o indirecta está ligada a las clases de español. El servicio de biblioteca, también en línea, que una academia de idiomas tampoco lo tiene. La formación de los profesores. Muchas veces se asocia la difusión del español con la nacionalidad española, y no es así. Nuestros profesores son de diferentes procedencias, por lo que enseñamos una variedad amplia del español. También las mejores metodologías. Aprendemos desde la comunicación. Las plataformas te sirven para aprender léxico, gramática. Para aprender a comunicarte lo tienes que hacer mediante la interacción oral con un profesor. Nuestras clases se adaptan a las necesidades del alumno. Luego certificamos el aprendizaje (SIELE, DELE…) que de alguna manera te facilitan el acceso al mundo laboral, a becas. Lo definiría en una frase: en el Cervantes se aprende a comunicar mediante la comunicación.

Y para los niños, ¿qué les diríais a los padres que quizás tienen hijos bilingües a los que quieren animar aprender la cultura hispanohablante?

Lorena Valdenegro: Lo más importante en nuestros cursos para los niños y las niñas es que el trabajo está muy personalizado. Nos enfocamos en que cada niño y niña tenga un avance y para eso siempre mantenemos cursos con pocos alumnos. Y también trabajamos a través de las artes. Tenemos un enfoque bastante creativo y dinámico para que a través de distintas actividades los niños vayan aprendiendo el español. Que se vuelva más mecánico, porque a un niño siempre es más difícil tenerlo sentado. Pasa como un juego más y eso genera una cercanía más potente con el idioma.

Si quieres escuchar el programa completo de Funk Radio: