jueves, octubre 29, 2020
Inicio Actualidad Karsten Voigt: "más Europa"

Karsten Voigt: «más Europa»

euro-165852_640

En el marco de una mesa redonda celebrada en la Fundación Telefónica con la presentación del portal Friends of Spain,  en torno a los resultados de las elecciones alemanas en Madrid, tuvimos la oportunidad de entrevistar a uno de los participantes.  Karsten Voigt, político alemán del SPD y ex coordinador de las relaciones germano-estadounidenses para el ministerio alemán de Exteriores, nos habla de construir “Más Europa” y sobre el papel de España en esa Europa. 

Debido a la crisis de deuda, en algunos foros como éste se busca un camino hacia “más Europa”. ¿Qué  le falta a Europa?`

Falta que todavía tenemos dos identidades. Una alemana, española o francesa y una europea.  Pero la tendencia nos dirige hacia una sola que es la europea. Es como con las monedas. Por una parte está la parte nacional y por otra la europea.  Creo que ahora estamos en una fase donde nos damos cuenta que Europa está entrando en la vida diaria del ciudadano. Eso tiene sus riesgos pero también es una oportunidad para buscar la solidaridad y que la gente se dé cuenta  que esa solidaridad también entraña riesgos.  Nos convertiremos en sociedad de riesgo y afrontaremos los riesgos conjuntamente y creo que eso implicará un desarrollo positivo.

Esto influye por supuesto a Alemania y a España. ¿Cómo ve en el futuro las relaciones bilaterales?

He escuchado la opinión de que  los españoles creen  que los alemanes hablan mucho de la corrupción y la burbuja inmobiliaria. No es así. La imagen de España en Alemania es muy positiva y la mayoría creen que España solucionará sus problemas.  Que haya oposición en contra es normal, como pasa en Alemania con algunas medidas. Por eso nos preocupan otros casos más problemáticos como Italia y sobre todo Grecia. Grecia porque creemos que el estado ya no es capaz de funcionar  e Italia porque pensamos que el país es rico y podría solucionar sus problemas, pero la élite política, simbolizada en Berlusconi, no ha sabido hacerlo en el pasado.  Pero sobre España soy muy optimista.

¿Cómo es su imagen de España?

Mi imagen de España  está muy influenciada por la transición. Entonces tuve algo de experiencia con los protagonistas como González y me di cuenta  de que eran un grupo serio. Claro que se cometieron algunos fallos. Es normal. Pero España es una nación que funciona  y cuenta con gente inteligente y muy preparada.

Tiene el problema del regionalismo,  pero eso es algo en lo que no tenemos influencia desde fuera.  Se tiene que solucionar internamente. Alemania tuvo algo similar con Baviera hace muchos años y ahora,  el problema ya no existe. Por eso sólo podemos mirar desde fuera y no inmiscuirnos. Como sabemos, Cataluña tiene un gobierno más rico que otros. Pero en general, soy muy optimista en cuanto al futuro de España y también en cuanto al papel de España en la Unión Europea. Ha habido gente en cargos de alta responsabilidad como Solana y también puede ser así en un futuro.

Tenemos como público la nueva generación de emigrantes españoles en Alemania. Viven en una especie de limbo en tanto que no tiene derecho a voto pero viven bajo la influencia de las decisiones políticas alemanas. ¿Cómo podemos animar a este grupo a que se interese por la política alemana?

Hay un punto de discusión que es el de facilitar la doble nacionalidad, para que cuando uno vive en otro país no sólo pague impuestos sino que también decida. Hay distintos puntos de vista entre CDU y el SPD.  Yo mismo en una zona con un porcentaje muy alto de migración y hay muchos problemas, pero muy pocas situaciones de violencia como hemos visto en Paris o Londres.

En el caso de los emigrantes, los que vienen ahora de España son gente muy cualificada y en ese caso hay ganancia para ambas partes. Ellos adquieren experiencia que luego podrán utilizar al volver, a la vez que se cubren puestos vacantes con gente cualificada. En esta nueva forma de entender el mundo de la emigración, creo que son bienvenidos. Sean del sur de o del este de Europa.

Se habla de construir “más Europa” y uno de los factores clave es esta movilidad laboral. ¿Qué más sería necesario para construirla?

Creo que lo más importante sería hacer que Europa sea más transparente. Sobre todo a la hora de tomar decisiones. Por ejemplo, si llegamos a una gran coalición en Alemania,  probablemente sean todos los miembros del partido los que tengan derecho a votar si están de acuerdo o no. Eso implica un riesgo mayor.  Pero en una sociedad moderna como en la que vivimos, esas decisiones ya no se pueden tomar en grupos pequeños.  Creo que a nivel europeo se necesita una mayor transparencia y mayor control parlamentario.

Hay una unión monetaria pero a veces se echa en falta un “gobierno” europeo… ¿Falta algo de “autoridad” en Europa?

Por ejemplo Jacques Delors sí tenía ese papel. Este aspecto tiene un poco que ver con la persona que está al frente. Los candidatos elegidos por los partidos son un paso adelante y creo que lentamente se va a  ir evolucionando en este sentido. Pero eso lleva su tiempo.  Por ejemplo voy a mencionar una diferencia en del debate entre Gran Bretaña y nosotros. Cuando Cameron hizo su discurso sobre la reforma de Europa no mencionó en ningún momento al Parlamento Europeo.  Nosotros creemos que es necesario entender dos controles democráticos. Uno a nivel nacional a través de nuestros parlamentos y otro a través de las instituciones europeas. Son dos vías democráticas que influyen en Europa. Hay que garantizar el derecho de las cámaras nacionales y las europeas. Así observamos que en Europa hay dos conceptos diferentes para ejercitar la democracia.