domingo, noviembre 29, 2020
Inicio Actualidad La crisis del coronavirus lleva a la economía alemana a una recesión

La crisis del coronavirus lleva a la economía alemana a una recesión

La economía alemana experimentó una contracción del 2,2 por ciento de su producto interior bruto (PIB) durante el primer trimestre del año, cuando sufrió el impacto de la crisis del coronavirus, según los datos publicados hoy por la Oficina Federal de Estadísticas (Destatis).

Foto de Pixabay

La caída del PIB alemán respecto al trimestre anterior representó el mayor descenso trimestral desde la crisis financiera y económica mundial de 2009 y sigue a un descenso del 0,1 por ciento en el último trimestre de 2019.

Destatis también señaló que la caída interanual del PIB de la principal economía europea se sitúa en un 1,9 por ciento.

El impacto de la crisis del coronavirus se empezó a materializar en marzo, cuando la pandemia se extendió por toda Europa. A partir de entonces, las restricciones de salida así como el cierre de fronteras y de los comercios paralizaron la actividad económica.

Si la caída de la producción económica se mantiene durante dos trimestres seguidos, los economistas hablan de una «recesión técnica».

El gobierno alemán estima que en el año 2020 en su conjunto se experimentará la peor recesión desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

Se calcula que la producción económica de la mayor economía de Europa se reducirá en un 6,3 por ciento, aunque se espera que vuelvaa crecer durante el segundo semestre del año.

La crisis mundial provocada por el brote de coronavirus, que provocó la interrupción de las cadenas de suministro, afecta principalmente a las exportaciones, pero también al consumo privado.

Los economistas asumen que las consecuencias económicas en el segundo trimestre, cuando las medidas contra el coronavirus se habrán afianzado, serán dramáticas.

«Aunque el punto más bajo de la crisis quedó atrás, una vez pasado el mes de abril, el crecimiento será solo gradual y no se podrá hablar de normalidad durante algún tiempo», explicó Stefan Kooths, director del Instituto de Economía Mundial de Kiel (IfW).

Por su parte, los economistas del Deutsche Bank cifran la caída del PIB alemán en el segundo trimestre en un 14 por ciento respecto al trimestre anterior.

El temor a las jornadas reducidas o incluso a la pérdida del puesto de trabajo está frenando a los consumidores. Según los investigadores de mercado de la empresa demoscópica GfK, con sede en Núremberg, el clima de consumo cayó a un mínimo histórico.

La pandemia del coronavirus podría afectar a las tendencias de compra de la población durante algún tiempo. Según una encuesta de GfK, uno de cada tres alemanes cree que su situación financiera se deteriorará durante los próximos doce meses.

Hasta ahora, la disposición a consumir de los ciudadanos era una de las variables principales que mantenía en marcha a la primera economía europea.

Las exportaciones alemanas ya empezaron a perder impulso en 2019, debido a los conflictos comerciales internacionales y al enfriamiento de la economía mundial.

Berlín, 15 may (dpa)