Home / Curiosidades / De timbres y carteros

De timbres y carteros

llamar-al-timbre

Buenos días a todos!! Me llamo Irene, y vengo a través de mi blog Alemania entre bastidores para contaros esta curiosidad sobre los alemanes que quizás aquellos que viváis o hayáis estado en Alemania, os habréis dado cuenta.

Hablo de lo peculiares que son los telefonillos en este país. Bueno, no todos, solo aquellos que están en los edificios más o menos antiguos. Para los que no sepáis a lo que me refiero, dejadme explicarme:

En un porcentaje muy elevado, los telefonillos de las casas se componen únicamente del timbre. Abajo tan solo aparece el nombre de quien habita en el domicilio, y en el piso el típico “teléfono” con un botón para abrir la puerta, queda reducido tan solo al botón, que en muchas ocasiones no se diferencia en nada a un interruptor normal para encender la luz. Así que claro, cuando alguien llama a la casa no te queda otra más que abrir y esperar a que el llamador sea un invitado deseado.

Pero eso, por lo general no es un problema, el que tiene el marrón es el cartero. Porque aquí la dirección de los pisos se queda en calle y número, el piso y la letra forman parte de un juego de adivinación.

Por lo que ahí tenéis al cartero, que tiene que entregar un paquete a, pongamos un nombre alemán del todo inventado, Thomas Müller. Los únicos datos que posee el cartero es que Herr Müller vive en la calle München número 26, y ahí se acaba todo. Llama al portero, le abren y ¿ahora? ¿A qué piso tiene que subir? ¿En cuál de todas las puertas vive Herr Müller? porque para que poner el nombre de quien vive en cada casa… ni letra, ni piso, ni nombre, ni nada, a la aventura. Así que ya veis a los carteros gritando por el hueco de la escalera para averiguar hasta donde tiene que ir. Para que luego digan que los españoles somos los que gritamos.

Imagino que esto será una de esas cosas que vienen con la costumbre y si siempre lo han hecho así estarán acostumbrados a ello, pero eso no quita que a mí me choque. Sobre todo cada vez que tengo que poner mi dirección en algún documento, siempre tengo la sensación de que me quedo a medias.

Ya que estamos con la entrega de cartas y paquetes, que ocurre en Alemania cuando el cartero llega a tu casa y no hay nadie? Se vuelve con las mismas? En España si, por aquí no, aquí llama a tu vecino y si él está se lo dejan a él. Luego te dejan un papelito en el buzón donde pone quien tiene tu paquete.

Herr Müller tiene en su casa la caja que te ha enviado tu madre con chorizos y jamón, estás deseando ir a rescatarla, pero… ¿dónde vive Herr Müller?? ¿Es el vecino del 4º? ¿El del 6º? ¿O quizás es el viejecillo del 1º? Sólo hay una forma de averiguarlo, y empiezas a llamar a todos los timbres. Por suerte en algunas casas sí que tienen el nombre del inquilino en la puerta, gente con suerte, porque lo que se dice yo, tengo un timbre hermosísimo blanco resplandeciente.

Otra posibilidad es que no haya nadie en todo el edificio, con lo que el paquete no queda al resguardo de ningún vecino. Si hay una tienda al lado de tu casa, no importa que sea, un kiosco, una zapatería o un videoclub el cartero lo dejará allí, con el correspondiente papelito en tu buzón. Pero! Si los buzones están dentro del portal y no ha podido entrar al mismo, el papel quedará pegado a la puerta de la calle, con un poquejo de celo, a la vista y alcance de todo transeúnte.

Y sabéis que hay que hacer para llevarte los chorizos y el jamón? Ir al sitio que está escrito en el papel, decirles que tienen un paquete para ti y cogerlo. Listo. Nadie te pregunta quien eres o te piden algún tipo de documentación para comprobar, que de hecho el paquete va para ti. Se da por supuesto que nadie va a coger algo que no es suyo, ¿¿no?? Bendita Alemania y su educación. Esta práctica en España significaría el fin de SEUR y el secuestro de una cantidad ingente de paquetes descarriados.

La última opción. Si no hay nadie en el edificio y tampoco existe una tienda al lado de tu casa, es en esa situación cuando el paquete es llevado de vuelta a correos, donde esperará con paciencia su rescate. Aunque imagino que aquí ya si que se necesitará algún tipo de documentación para poder llevártelo.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.