Home / Alemania / Los 6 mandamientos del inquilino en Alemania

Los 6 mandamientos del inquilino en Alemania

key-96233_1280En Alemania, algunos caseros aprovechan la partida de inquilinos y sobretodo la fianza previo-pago para remodelar y volver a pintar sus casas. Pero para que el inquilino de buena fe no se estrese, aquí van un par de consejos que hemos recopilado en nuestra colección preferida sobre el alquiler para evitar que os toreen. Estos son los 6 mandamientos del inquilino:


 

1.      Dejarás el piso como lo encontraste.

Tus muebles y tus elementos personales (incluso la fea mesa que te regaló tu tía y que pretendías dejar descuidadamente) tienen que abandonar la casa. Eso sí, siempre puedes  hablar con el casero e intentar vendérsela. Una buena comunicación con él o ella siempre es positiva.

2.      Limpiarás la casa como nunca lo hiciste.

Las pelusas del tamaño de pelotas de fútbol, las ventanas con chorretones, las telarañas  y los baños sucios harán que el casero se te ponga a la defensiva el día de la partida. Si además el contrato estipula que algún elemento de la casa tiene que tener un cuidado especial y está algo maltratado, él tendrá las de ganar. Revisad siempre el contrato antes de firmar, porque puede que en algunos se incluya una limpieza del hogar o “Reinigung” que tendréis que pagar al final.

3.      No arrancarás el papel de la pared

Las reparaciones “de belleza” o “Schönheitsreparaturen” que se le pueden endosar al inquilino no son muchas, son muy específicas y están bien estipuladas por la ley. Por eso, hay que tener especial cuidado con rasgar el papel de pared y con  hacer marcas muy visibles en la pintura de la pared y  el suelo, así como en el calefactor y marcos de puertas y ventanas. De asuntos como el lijado del suelo o de problemas que atañen al resto de la casa no tiene que preocuparse el inquilino.

4.      Utilizarás el sentido común

Después de varios años viviendo en una casa, pequeñas rayaduras en el suelo o marcas de cal en la ducha están incluidas en las mensualidades. Sin embargo, por quemar un mueble con un cigarro o por dejar una moqueta en mal estado, ahí sí que habrá que pagar. En este último caso, el casero intentará cobrar por  la moqueta entera… ¡No tan rápido! Está estipulado que duran una media de diez años, por lo que habrá que tasarla y, si te la has cargado a los 5 años por ejemplo, habrá que pagar solo la mitad.

5.      Reclamarás el dinero que te corresponda.

En cuanto a los gastos comunes (agua, electricidad,…), si has decidido abandonar el piso a mitad de año, probablemente tengas que pagar los meses que restan del contrato. En caso de que el casero te diga que te has excedido del límite preestablecido, exige ver el recibo o, por si acaso, revisa y apunta mensualmente las cifras del contador.

6.      No perderás las llaves y las entregarás en mano

Si pierdes las llaves de casa, eres tú el responsable de que no entren a robarte, por lo que conviene que cambies la cerradura al completo. Cuando vayas a entregar las llaves al dejar la casa, fija una fecha con el propietario, y dáselas en mano, no las dejes simplemente en el buzón. Si él o ella no se presenta a la cita, tu dejarás de ser el responsable de la llave y podrás dejarla en el buzón.

Truco: redacta un pequeño texto afirmando que entregas las llaves y que lo firme el casero. No está en los estatutos, pero ayuda a que no te pongan faltas adicionales.

Estos seis consejos se encierran en uno… ten los ojos abiertos y confía en tu casero hasta que tengas que desconfiar de él.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.