Home / Cerveza Alemana / Oktoberfest de Múnich, la gran fiesta de la cerveza en Alemania

Oktoberfest de Múnich, la gran fiesta de la cerveza en Alemania

munich-56745_1280Este fin de semana de septiembre comienza el mundialmente conocido Oktoberfest, el festival de la cerveza de Múnich. Como ya comentamos en nuestro calendario de festivales de la cerveza en Alemania, con él se cierra prácticamente la temporada de eventos veraniegos y a partir de ahora, en la época fría habrá que dedicarse a otra clase de cerveza. Como por ejemplo, la Bock Bier, más fuerte y con más calorías para superar el frío. Pero antes de eso, queríamos explicar un par de particularidades sobre el Oktoberfest:


Historia

Con motivo de la boda entre el príncipe heredero Ludwig y la princesa Theresa, el 12 de octubre de 1810 se organizó en Múnich una gran fiesta con carreras de caballos que fue el origen del Oktoberfest. Como escenario, se eligieron unos prados a las afueras de la ciudad y el hoy llamado Theresienhöhe sirvió como tribuna, espacio donde se servían a los visitantes viandas,  vino y cerveza.

Tras las guerras napoleónicas, el evento de las carreras fue creciendo con cada vez más atracciones como por ejemplo el primer carrusel de 1818. Las autoridades de la ciudad de Múnich se hicieron cargo  de la convocatoria y a partir de aquel momento, el Oktoberfest se celebraría cada año, convirtiéndose hacia finales del siglo XIX en la fiesta popular que conocemos hoy en día.  Durante el Nacionalsocialismo, el Oktoberfest fue usado como propaganda por las fuerzas afines a Hitler y durante la II Guerra Mundial se suspendió, hasta que en las últimas décadas del siglo XX se convirtió en el gran festival popular que conocemos hoy en día.

leather-pants-436539_1280Comienzo o Anstich

Desfile de las cervecerías: Para comenzar las fiestas, las diferentes cervecerías organizan una caravana transportando  a las Wiesn los barriles que se van a consumir acompañados de bandas de músicas. La costumbre data de 1887 con el primer desfile de Hans Steyrer.

Después de que el desfile llege al lugar del festejo desde el centro de la ciudad, el alcalde de Múnich será el encargado de abrir la fiesta pinchando (Anstich) el primer Barril en la carpa de la cervecería Schottenhamel. “O´zapft is!”  es el grito de guerra que anuncia el comienzo. Su traducción al alemán correcto sería “Es ist angezapt” o en castellano “El barril está abierto”. A partir de ese momento, las demás carpas también pueden abrir los grifos de cerveza. En todo este ritual, el momento más emocionante son las apuestas por cuántos martillazos necesitará el alcalde para abrir el barril. La mejor marca hasta ahora son dos martillazos.

Comer

Además de las carpas de las cervecerías, en el Oktoberfest hay de todo para comer y beber. Son típicos los dulces de feria –como los corazones- o las salchichas, presentes en cada esquina, además de otras delicatesen como pescados.   En cuanto al menú de las carpas, suele ser generalmente bastante parecido en todas con salchichas, codillo, Krustenbraten o pollo asado (Hendl en bávaro). Recomendables son como siempre los productos de la zona. En especial las salchichas blancas de Múnich con mostaza dulce que, por la forma de comerlas, son una curiosa tradición para los  de fuera.

gingerbread-heart-401468_1280Cervezas

Para beber, lógicamente lo predominante es la cerveza servida en las llamadas Mass, jarras de litro. Por regla general se trata de cerveza del tipo Hell o a veces también Dunkel (oscura) o Hefe Weizen (con levadura de trigo).  Quién no quiera beber alcohol, puede recurrir a refrescos y cerveza sin alcohol. Sin embargo, se sentirá fuera de lugar en este festival. Por cierto, las jarras pesan unos 750 gramos, lo que añadido a la cerveza serían 1,75 kg. por cada jarra. Contando con que algunas personas consiguen llevar hasta 12 jarras con las dos manos, serían en total 21 kg. Toda una hazaña para los camareros más experimentados.

Costumbres

Una de las costumbres más curiosas de esta celebración es el traje típico bávaro también llamado Tracht (nombre originario de Tragen- Llevar).  La regla manda que el hombre se vista con los pantalones de cuero y la mujer con el Dirndlgewand.

Como en otras culturas, por ejemplo el abanico en la cultura española, una de las cosas curiosas es la simbología de la vestimenta. En este caso la pieza fundamental es el lazo. Si está atado en la parte derecha, se supone que la dama en cuestión está en una relación o está casada. Si por otra parte está a la izquierda, se supone que indica que todavía está libre.

 

 

4 comentarios

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.