Home / Sociedad-Gente / «Pfand» para hoy, dinero para mañana

«Pfand» para hoy, dinero para mañana

 

plastic-bottles-115077_1280

En la carrera por la excelencia a la hora de cuidar el medio ambiente Alemania, en comparación con el resto de países europeos e incluso de otros continentes, gana por kilómetros. Está a la vanguardia y no sólo eso, sino que las propias entidades gubernamentales se preocupan y se esfuerzan en estimular al ciudadanos para reciclar.. ¿Que cómo lo hacen? Con dinero, claro.

Hace más de una década se creó en el país el concepto de Pfand . ¿Cuál es el sistema? Cuando compras un producto con Pfand lo pagas con  un pequeño coste adicional que se te devuelve al retornar el envase. Los artículos con Pfand están marcados en las etiquetas y se dividen en botellas de cristal o plástico y latas. El dinero se devuelve en puntos de reciclaje  de supermercados, kioscos (Spätis en Berlín), gasolineras y de los Getränkemarkten (tiendas que venden bebidas). En estos puntos de reciclaje existen frecuentemente las llamadas Pfandstionen, máquinas habilitadas para la recopilación y prensa de los desechos. La cantidad del dinero a devolver oscila entre los 8 y los 25 céntimos.

Como dato curioso,  al caminar por ciudades alemanas, se puede ver que las calles están relativamente libres de envases y de botellas tiradas por ahí. Esto se debe a los “Pfandsammlers”, curiosos personajes de distinta índole que se dedican a patearse las ciudades con sus variopintos carritos a la caza del residuo. Además de limpiar el entorno, se sacan un dinero extra para sus cosas.

Para facilitarles el trabajo a los Pfandsammlers han aparcido movimientos solidarios vía web como, por ejemplo, las páginas como “Pfand- gehört- daneben” o “Pfandgeben.de”, que ponen en contacto a estos “buscadores” y a la gente que quiere ser solidaria con el medio ambiente y con otras personas.

Pregunta: Esta forma de reciclaje ha sido un éxito en Alemania desde hace más de una década, ¿no va siendo hora de tomar ejemplo, y darle un pequeño gran empujón al resto de Europa?

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.