Imagen de Lorenzo Cafaro en Pixabay 

La recuperación de la economía alemana tras la fuerte caída debido a la pandemia de coronavirus tardará más de lo previsto, según el informe mensual de octubre que publicó hoy el Bundesbank, que coincide con expectativas a la baja de las empresas, recopiladas en el barómetro de coyuntura Ifo.

La producción económica «probablemente seguirá siendo inferior a la del último trimestre de 2019, anterior al coronavirus, incluso en el otoño» (europeo), señala el informe del Bundesbank.

«En todo el año 2021 es probable que el PIB (producto interior bruto) crezca bastante menos de lo previsto en la proyección de junio», agrega. Ese mes el banco central de Alemania había conjeturado un crecimiento real del PIB del 3,7 por ciento para este año.

Sin embargo, los cuellos de botella en el suministro está frenando el auge de Alemania como país exportador. «En el actual trimestre se espera que la actividad económica global aumente a un ritmo significativamente más débil», destaca el informe.

«Es probable que el fuerte impulso del sector de los servicios se debilite considerablemente. Y es probable que el sector manufacturero siga sufriendo dificultades de suministro», añaden los economistas.

«La economía alemana siguió recuperándose en el verano de 2021. Es probable que la actividad económica haya aumentado incluso un poco más que en primavera», señala el reporte. La Oficina Federal de Estadística (Destatis) publicará este viernes las primeras cifras del tercer trimestre.

Pero los cuellos de botella en el suministro de materias primas y productos intermedios, que frenaron la producción en la industria, impidieron un crecimiento económico mayor en el verano alemán.

«La crisis del coronavirus se ha convertido en una crisis de escasez», analizó Thomas Gitzel, economista jefe de VP Bank. A la estrechez de los suministros se suman según Gitzel las turbulencias de los precios en los mercados energéticos. «Las subidas masivas de los precios del gas y la electricidad se están convirtiendo en un riesgo económico», advirtió.

Tras el desplome de la producción económica durante el «lockdown» a principios de año (2,0 por ciento negativo), en el periodo de abril a junio de 2021 inclusive el PIB aumentó hasta el 1,6 por ciento respecto al trimestre anterior.

Sin embargo las expectativas económicas de las empresas alemanas volvieron a enfriarse en octubre, a tenor del nuevo descenso del índice del clima empresarial del instituto de investigación económica Ifo, que registró una bajada por cuarto mes consecutivo.

Según informó hoy en Múnich el instituto, el barómetro económico más importante de Alemania registró un descenso de 1,2 puntos respecto al mes anterior para situarse en 97,7.

«Los problemas de suministros están haciendo pasar malos momentos a las empresas» alemanas, explicó el presidente de Ifo, Clemens Fuest. La capacidad productiva de la industria está cayendo, agregó: «Los palos en las ruedas de la economía alemana están dificultando la recuperación».

Fráncfort/Múnich 26 oct (dpa) – Mar 26.10.2021, 9:01 am