Home / Actualidad / El Gobierno alemán acuerda las bases de una “histórica” ley de integración

El Gobierno alemán acuerda las bases de una “histórica” ley de integración

chancellery-9971_1920

Los líderes del Gobierno de coalición de la canciller alemana Angela Merkel acordaron hoy de madrugada tras meses de discusión los puntos centrales de una “histórica” ley de integración para hacer frente a la fuerte oleada de solicitantes de asilo que azota el país.

La Unión Cristianodemócrata (CDU), la Unión Cristianosocial (CSU) y el Partido Socialdemócrata (SPD) informaron del acuerdo tras una reunión de siete horas en la Cancillería de Berlín.

“El centro de esta ley es intentar en lo posible integrar en el mercado laboral a numerosas personas”, explicó la canciller alemana, Angela Merkel (CDU), acompañada de los líderes de los otros dos partidos del Gobierno: Sigmar Gabriel (SPD) y Horst Seehofer (CSU).

“El gran desafío es integrar a la ola de refugiados”, indicó Merkel. “Es la primera vez en la historia de Alemania que se acuerda una ley de integración”, agregó durante la comparecencia pública.

Acompañados del ministro de Interior, Thomas de Maizière, de la ministra de Trabajo, Andrea Nahles, y del titular de Justicia, Heiko Maas, los líderes del Gobierno de coalición alabaron el nuevo paquete de medidas para hacer frente al gran número de refugiados en el país, que en 2015 llegó hasta los 1,1 millones de personas.

Será decisivo aprender alemán y obtener cualificaciones para facilitar su acceso al mercado laboral, indicó Merkel. La ley prevé facilitar ofertas de formación para personas con buenas perspectivas de quedarse en el país, así como cursos de orientación para aquellos que tengan malas perspectivas de poder quedarse, detalló. No todos pueden quedarse, recordó la mandataria alemana.

Por su parte, Sigmar Gabriel calificó la nueva ley como “un verdadero paso histórico” y recordó que Alemania es un “país de inmigración”. “Quien quiera pertenecer a nuestra sociedad tendrá el camino más fácil”, declaró sobre los beneficios de este acuerdo.

“La ley es solidaria, pero también pragmática”, afirmó al mismo tiempo que señaló que el mensaje para los refugiados es que merece la pena integrarse. “Quien participa gana reconocimiento, bienestar y libertad”, aseguró.

La nueva ley incluirá también recortes en las prestaciones en el caso de no cumplir ciertas medidas.

“El mercado laboral y el idioma es la parte esencial de la integración”, declaró Seehofer. “Es importante la integración de la gente que llega al país”, afirmó. “Pero también es importante que a aquellos que no acepten estas medidas se les recorte las prestaciones”, agregó el socio más crítico del Gobierno alemán con la política de Merkel hacia los refugiados.

A lo largo de seis páginas, los líderes del Gobierno de coalición alemán fijaron las bases para una ley que incluirá medidas para fomentar la integración de refugiados y migrantes en el país.

Al mismo tiempo, el documento incluye posibles sanciones en caso de que se nieguen a integrarse. El 22 de abril se debatirá sobre los lineamientos centrales de esta ley en una conferencia de primeros ministros de los estados federados alemanes. El Gobierno quiere acordar el borrador de ley en una reunión el 24 de mayo en su casa de invitados en Meseberg, en el norte de Berlín.

El acuerdo prevé crear 100.000 “posibilidades de trabajo” adicionales para los solicitantes de asilo con derecho a prestaciones. Los solicitantes de asilo procedentes de países considerados seguros o personas que deberán ser deportadas no podrán beneficiarse de esto.

En el caso de determinadas medidas de integración será obligatorio su cumplimiento. Un rechazo o incumplimiento de estas medidas sin una razón importante conllevará una limitación de las prestaciones.

Para evitar falta de claridad en los permisos de residencia deberá vincularse el acceso al mercado laboral y a las prestaciones de integración a un certificado de llegada.

Asimismo, contempla la suspensión durante tres años de la norma que excluye a los solicitantes de asilo de puestos de trabajo, a menos que no haya un ciudadano alemán o de la Unión Europea que pueda ocuparlos, y se reducirán los tiempos de espera para los cursos de integración para aprender alemán de tres meses a seis semanas, pero se volverán obligatorios para más migrantes.

Junto con este paquete medidas de integración, el Gobierno alemán aprobó otro catálogo de medidas para luchar contra el terrorismo, que prevé proporcionar más dinero, personas y facultades a los organismos de seguridad.

Los servicios secretos alemanes en el interior y en el exterior deberán poder intercambiar información mucho mejor que lo hecho hasta ahora con sus socios de Europa, la OTAN e Israel. Será necesario establecer un claro objetivo para este intercambio de datos y un ámbito de empleo determinado.

Berlín, 14 abr (dpa)

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.