Home / Actualidad / Breve historia del glifosato, el herbicida más utilizado en la agricultura

Breve historia del glifosato, el herbicida más utilizado en la agricultura

Cebada

Brotes de cebada

El glifosato es la sustancia más utilizada en el mundo para eliminar la vegetación no deseada en los cultivos agrícolas y también en jardinería. Se trata de un herbicida de amplio espectro, es decir, que afecta a todas las plantas verdes.

Las plantas absorben el glifosato a través de sus hojas y otras partes verdes y la sustancia interfiere con la producción enzimática de ciertos aminoácidos esenciales para el crecimiento de la planta.

Se trata de una enzima que solo existe en plantas, hongos y bacterias, por lo que no se considera tóxico para los animales. Donde se utiliza glifosato ya no crece la hierba, de modo que las superficies agrícolas pueden ser limpiadas de maleza antes o poco después de la siembra o tras la cosecha.

Fue comercializado por primera vez por la empresa estadounidense Monsanto con el nombre de Roundup en la década de 1970. La patente caducó en 2000, por lo que hoy numerosas compañías producen el herbicida, muchas veces combinado con otras sustancias que según el Instituto Federal de Análisis de Riesgos (BfR) de Alemania pueden ser más tóxicas que el propio glifosato.

Este herbicida ha sido calificado en algunos estudios como cancerígeno, pero otros expertos alegan que en las pequeñas cantidades ingeridas a través de los alimentos no representa un peligro.

En 1996, Monsanto empezó a comercializar semillas genéticamente modificadas para ser resistentes al glifosato. Entre ellas hay semillas de soja, maíz, variedades de algodón, alfalfa y remolacha azucarera.

Se estima que en 2014 el glifosato se utilizaba en un 90% con fines agrícolas en todo el mundo. Los agricultores que lo utilizan alegan que no hay alternativa, ya que es barato y eficaz y advierten que una prohibición de su uso podría disparar el precio de los alimentos.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.