Home / Informacion / Cómo superar con éxito una entrevista de trabajo en Alemania (I)

Cómo superar con éxito una entrevista de trabajo en Alemania (I)

Hace tiempo compartimos con vosotros esta infografía con 5 recomendaciones para superar una entrevista de trabajo en Alemania. Como sabemos que es un tema que suscita interés, hemos decidido ampliar el contenido presentado en la infografía completándolo con alguna sugerencia más.

Quizás pueda ser sorprendente para muchos, pero lo cierto es que las típicas entrevistas no estructuradas por las que pasamos en cada proceso de selección predicen de manera bastante pobre el futuro rendimiento de un trabajador en un puesto concreto. Aunque lo que principalmente muestra el hecho de hacer bien una entrevista de trabajo es que sabemos hacer entrevistas de trabajo, este método de selección se sigue empleando mucho y debemos estar preparados para ello.

Siendo conscientes de la importancia que los reclutadores otorgan a este punto del proceso de selección, hay una serie de aspectos que debemos cuidar para que la Vorstellungsgespräch resulte de la mejor manera posible para nuestros intereses.


  • Preparar bien la entrevista

BuscarAntes de hacer una solicitud de empleo es esencial haber recabado información suficiente sobre el puesto y la empresa concreta. Por lo tanto, es asumible que al haber pasado los primeros filtros y haber llegado a la entrevista personal debemos conocer la compañía como la palma de nuestra mano. En caso de que no sea así, nos tocaría realizar un cierto trabajo de investigación antes del día fijado para la entrevista.

El objetivo de la mencionada investigación es reducir la incertidumbre. Como en cualquier examen que hayamos pasado a lo largo de nuestra vida, saber qué es lo que esperar y confiar en que estamos preparados para superarlo va a jugar a nuestro favor. Por ello, debemos tener una imagen bien clara de la empresa y sus actividades (cultura empresarial, directrices corporativas, productos, volumen de negocios, proyectos actuales, etc.). El punto de partida es siempre su página web (sobre todo los apartados de Misión, Visión y Valores) aunque también conviene revisar los perfiles de los empleados en LinkedIn y Xing para comprobar qué tipo de formación o experiencia tienen los trabajadores de la empresa. Utilizando bien las herramientas de estas redes podremos incluso encontrar el perfil de la persona que ha dejado vacante el puesto el que aspiramos, o también información sobre el reclutador que nos va a entrevistar.

Otras fuentes adicionales que podemos emplear son amigos o conocidos que hayan tenido alguna experiencia laboral en la empresa correspondiente. Convendría revisar también la versión en alemán de la web Glassdoor, con opiniones de primera mano sobre las empresas y sus entrevistas de trabajo.

Asimismo, parte importante de la preparación para la entrevista debe estar centrada en nosotros mismos. “Conócete a ti mismo”, decía el famoso aforismo griego, y es ésta una máxima que debemos aplicar al pie de la letra. Ser capaces de auto-presentarnos de manera clara y atractiva e intentar prever qué aspectos de nuestro currículum van a suscitar mayor interés en el entrevistador pueden ayudarnos en el proceso. Por supuesto, debemos tener preparada una explicación convincente para cada “hueco” que haya en nuestra vida profesional y respuestas pensadas para las preguntas de entrevista más comunes.

Una vez que conozcamos las necesidades de la compañía y de qué manera podemos presentar nuestro perfil para ayudar a cubrirlas, podemos darnos por satisfechos con nuestra preparación.

 

  • Cuidar la imagen y el lenguaje corporal

CorbataTodos sabemos de la importancia de dar una buena primera impresión. Empezaríamos la entrevista con muy mal pie, por ejemplo, si no nos presentáramos a tiempo en el lugar en el que se nos ha citado. Si no estamos muy seguros de que vayamos a encontrar la empresa fácilmente, puede ser conveniente hacer un viaje adicional el día anterior para aprendernos bien el camino. En cualquier caso, el día de la entrevista debemos planificar para llegar con 10-15 minutos de antelación a la cita. Dejar ese margen de tiempo nos protege contra imprevistos como retrasos de transporte público o atascos. No insistiremos mucho más en destacar el tan estereotípico énfasis que se hace en Alemania con la puntualidad porque es un hecho de sobra conocido.

Por otra parte, otro factor que sí queremos destacar es la importancia de mantener un trato cortés con el entrevistador. No nos olvidemos de emplear los correspondientes “Herr” o “Frau” acompañados del apellido del entrevistador, respetando también el título de doctor en caso de que esta persona lo tenga. Asimismo y aunque parezca evidente, debemos tratar de usted (“Sie”) al entrevistador a menos que éste nos indique lo contrario.

No obstante, dejando a un lado la puntualidad y el trato, los elementos esenciales que componen nuestra imagen personal en la entrevista de trabajo son sin duda el aspecto físico y el lenguaje no verbal. Comencemos por el aspecto físico, centrado sobre todo en la vestimenta. Tanto para hombres como para mujeres, es necesario lograr un cierto equilibrio entre la comodidad, la elegancia y un estilo formal. En caso de que no estemos particularmente cómodos llevando ropa formal, deberíamos probar de antemano diferentes opciones (camisas, combinaciones de colores, etc.) hasta encontrar una con la que sintamos que seguimos siendo nosotros mismos. Suele ser recomendable no alterar demasiado nuestro estilo respecto a la foto de nuestro CV para evitar sorpresas al entrevistador. Ante la duda, conviene ser conservador en la elección de colores y cuidarnos mucho de incorporar a nuestra vestimenta elementos que llamen demasiado la atención. También podría ser útil tratar de buscar de antemano alguna foto de empleados de la empresa en la que podamos hacernos una idea del estilo predominante en el día a día.

Respecto al lenguaje no verbal, si no somos todavía conscientes de su poder y de todo lo que dice sobre nosotros, deberíamos ponernos al día rápidamente. Algunos estudios llegaron a otorgar a la comunicación no verbal un 93% de importancia en nuestra comunicación general, en contraste con el 7% asignado a la comunicación verbal. Aunque lo cierto es que este tema podría requerir un artículo en sí mismo, en este post vamos a intentar dar tan solo un par pinceladas para saber cómo comunicar de manera más efectiva con nuestro cuerpo. Empezamos por el apretón de manos inicial, que debe ser firme pero amable. Dejemos la iniciativa al entrevistador para que sea él quien extienda la mano primero. Por otra parte, debemos intentar sonreír a menudo y mantener contacto visual con el entrevistador (no todo el tiempo, por supuesto, para que nuestra mirada no parezca agresiva). La postura corporal también va a decir mucho de nuestro grado de tensión en la entrevista. Adoptar una postura defensiva cruzando los brazos sería un grave error; en su lugar, para indicar una actitud sincera deberíamos mostrar las palmas de las manos abiertas.

El último consejo que queremos compartir en relación al lenguaje no verbal se refiere al concepto llamado rapport (en pocas palabras, “sintonía psicológica o emocional”). La imitación sutil de algún gesto del entrevistador puede ayudarnos a lograr esta “sintonía” con nuestro interlocutor. Adoptar una postura similar a la suya al sentarnos o repetir alguno de sus gestos puede sernos útil para crear una atmósfera más agradable, siempre que no caigamos en la caricatura.

En unos días publicaremos la segunda parte de esta publicación con consejos para superar con éxito una entrevista de trabajo. Podéis consultar publicaciones anteriores sobre el currículum o la carta de presentación en nuestra sección de Trabajo Alemania. Por supuesto, como siempre os animamos a seguir atentos a los contenidos que compartamos y a consultar las ofertas de trabajo disponibles.

 

Un comentario

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.