Home / Actualidad / Elecciones Alemania: AFD y la pugna por el tercer puesto

Elecciones Alemania: AFD y la pugna por el tercer puesto

Unbenannt

Estas elecciones federales de Alemania de 2017 pueden ser históricas porque podrían dar cabida a la ideología de los populistas de derecha del partido AFD, que según las encuestas, podrían entrar en el Bundestag por primera vez en su joven historia.  Sobre la popularidad de esta ideología en el país y sobre los comicios en general contamos con la opinión del analista político Franco Delle Donne, coautor del libro ‘Factor AFD: el retorno de la ultraderecha a Alemania‘.

Follow @Dest_Alemania

Destino Alemania: En general, ¿qué opinión tienes hasta ahora de la campaña electoral en Alemania?

Franco Delle Donne: Muchos califican la campaña electoral de aburrida, aunque para mí no lo es. Es cierto que desde las elecciones regionales de mayo está orientada para ver quién logra el puesto de tercera fuerza, porque está claro que el primero lo alcanzará Angela Merkel. En esa pugna también entra el fenómeno político más joven de Alemania, el partido de ultraderecha AFD.

Otro asunto interesante es que la agenda política está marcada desde hace un par de años por cuestiones que componen el discurso de AFD. Un ejemplo claro es el debate televisivo entre Angela Merkel y Martin Schulz, en el que dedicaron la mayor parte del tiempo a tratar asuntos como inmigración, refugiados, integración o el islam. Temas que la AFD  pone sobre la mesa.  Por eso, la próxima legislatura va a estar bastante influenciada por esa capacidad que tiene AFD para imponer su agenda y conseguir que el resto de los partidos políticos se posicionen sobre estas cuestiones.

 La CDU de Merkel sigue como favorita… ¿ Cómo es que Angela Merkel no acusa un desgaste político?

Angela Merkel es un fenómeno político impresionante. Va a entrar probablemente en su cuarto mandato y parece que no ha gobernado nunca. La intención de voto es enorme teniendo en cuenta que en política es normal erosionarse y recibir más críticas conforme va pasando el tiempo.

Salvo el terremoto político de 2015 con la crisis de los refugiados, Merkel ha sabido mantenerse. Su estrategia es no dar definiciones muy claras, sino que espera que el adversario hable y ataque. De hecho, Martin Schulz la acusó en su día de perjudicar a la democracia con esta actitud, pero en el fondo es una estrategia efectiva.

seminario-hoesbach-24-1200x800

Franco Delle Donne – Foto: Confederacion.de

Además, influye que para la mayoría de alemanes no hay necesidad de un cambio y el SPD no presenta un escenario alternativo, sino que se limita a expresar las mejoras que realizaría partiendo de la coyuntura actual. Es decir, mantiene la situación presente antes que migrar a otra que se desconoce. Por eso tenemos la situación resuelta dos o tres meses antes de que lleguen las elecciones.

¿Cómo se explica que la izquierda alemana se esté quedando atrás? ¿Tienen que cambiar el discurso?

F: El SPD tiene un problema de construcción en su discurso político. Su sujeto es el trabajador en un sentido demasiado clásico que ya no existe, las necesidades son diferentes. Pero no hay necesidad de votar a este partido, porque le basta aparecer como compañero de Merkel para lograr esas cosas que necesita. Además, su aparato político se encuentra demasiado anticuado como para hacer un diagnóstico de cómo comunicar, percibir los problemas y traducirlos en soluciones. Es un partido en crisis y lo demuestran los resultados que obtuvo en las dos últimas elecciones. Asimismo, un partido que se considera mayoritario debería rondar el 30% de los votos y no el 23-25% que posee en la actualidad.

Por su parte, Die Linke es relativamente joven se ha estabilizado en torno al 8-10%. Es un partido que, a a pesar de aglutinar a muchas facciones, desde los más anticapitalistas hasta los más moderados, supo calmar la lucha interna con un discurso homogéneo. Pero lo realmente interesante es que, en cuanto al voto del electorado, compite con AFD. Algo que es en sí mismo una paradoja, ya que ambos partidos en los dos extremos compiten por el voto del trabajador de clase baja.

 ¿Cómo consideras la proyección de AFD en la recta final de estas elecciones?

F: Desde mi punto de vista está descartado que se quede fuera del Bundestag y aunque antes he dicho que va a haber una pugna por el tercer puesto, lo más probable es que lo acabe obteniendo AFD. Esto le otorgará un lugar simbólico en la política alemana, puesto que si se vuelve a repetir una gran coalición, AFD va a ser el líder de la oposición. Y esos sifnigica que  va a tener una capacidad más fuerte aún de poner en el candelero su propia agenda política con el Bundestag como escenario. Asimismo, va a poder legitimar su discurso, que tiene que ver con un descontento que se vehiculiza mediante la idea de que todos los partidos tradicionales son lo mismo y que la única alternativa real son ellos.

Para que lo tengamos claro, AFD es un partido que nació en 2013 y en cuatro años  ha ingresado en 13 parlamentos regionales, por lo que su proyección pasa por una multiplicación de su número de votos y logrará imponerse como opción política real a la derecha de la CDU, algo que se creía impensable.

Esta nueva fuerza estaría legitimada por las urnas y constituye una nueva etapa histórica, el inicio del fin de la era Merkel. También representa una ruptura política y social ya que este tipo de ideología no está representada en el Bundestag desde hace 50 años.

 ¿Cómo se explica este avance de AFD? ¿Faltan alternativas políticas entre los dos grandes partidos?

Los dos partidos mayoritarios deberían representar a la mayoría, pero en los últimos años se han acercado demasiado. Han gobernado juntos demasiados años. Antes la gran coalición era una excepción, una situación anómala, pero ahora es la regla. En términos de representatividad política, no hay alternativas, no representan proyectos diferenciados.  Tenemos que tener en cuenta que Merkel está en el poder desde 2005, y en estas elecciones va a votar gente joven que solo recuerda a Merkel como canciller.

¿Podría llegar el partido liberal FDP a ser socio de coalición con la CDU?

F: Es un partido que tiene popularidad pero, según las encuestas, actualmente no le dan los números. Una opción que podría ser probable es un tripartito, lo que se conoce como  coalición ‘Jamaica’ (conservadores, verdes y liberales).  Pero eso también es complejo. Los Verdes tienen conflictos internos y en un tripartito hay que llegar a muchos compromisos. Tampoco hay que olvidar que la alianza conservadora formada por la CDU y la CSU son aliados y partidos hermanos, pero tienen intereses y demandas distintos, como pudimos ver en sus diferencias sobre el conflicto de los refugiados.  Por eso, las  negociaciones para esa coalición con los liberales tendrían que ser  entre cuatro y, por lo tanto, se complicaría aún más. Veo complicado que se pongan todos de acuerdo.

Has publicado un libro junto al periodista Andreu Jerez en el que tratáis el fenómeno del partido AFD, ‘Factor AFD: el retorno de la ultraderecha a Alemania’. ¿Qué nos podemos encontrar en el libro?

Es una combinación entre el enfoque periodístico de Andreu Jerez y mi visión analítica donde me centro más en los datos y la construcción discursiva de Alternativa por Alemania. El libro explica que el auge del partido AFD como un fenómeno transversal complejo, y que no basta con decir son neonazis o no lo son. Hay que adentrarse en un análisis mucho más profundo.

Lo que más me gusta de quienes lo han leído es que destacan que el libro les ha hecho pensar y por el momento las reseñas están siendo muy positivas. SE presentará oficialmente este viernes en rlín, pero también estará en venta a través de internet Y si  alguien se quiere unir a través de mi blog www.eleccionesenalemania.com , está más que invitado a hacerlo.

 

Colonia (Alemania), 20 sep (MJ García)

 

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.