Home / Actualidad / España, país de mamading y balconing

España, país de mamading y balconing

spirits-295623_640Como invitado,  Lito Vila Baleato, autor de El Blog La Generación de  la Burbuja., nos ofrece una de sus curiosas contribuciones. Ya lo  tuvimos de invitado alguna vez en Facebook y seguro que una columna como esta no estará exenta de polémica. Pero para eso estamos aquí: para hablar y discutir sanamente entre todos. 



Tras superar de nuevo los últimos exámenes del mes de junio, quemando un nuevo curso escolar en el exilio alemán, regreso un verano más a Santiago que para mí, de momento, sigue manteniendo aquella coletilla publicitaria del “ciudad de vacaciones“.

Horas después de dejar un país con fiebre mundialística llego a España y percibo con grata sorpresa la simpatía general hacia el equipo alemán, aunque también es cierto que no falta quien vea tras las goleadas teutonas la omnipotente mano de Frau Merkel.

A falta de goles y victorias de La Roja, algunos medios parecen insistir en transmitirnos el final de una crisis y una pseudorecuperación que, paradójicamente, quizás nos aleje a much@s un poquito más de España.

Mientras cada día son más las decenas de miles de jóvenes licenciados que siguen emigrando cada año, parece que nuestro país corre el riesgo de convertirse en el botellódromo de Europa, con cada vez más extranjeros que llegan para protagonizar titulares veraniegos tirándose desde los balcones o practicando sexo oral a cambio de copas gratis inventando neologismos terminados en -ing.

Alimentando esta etiqueta de país de borrachera, algunos medios hiperbolizan los desfases sanfermineros y se hacen eco de cruceros con barra libre en el Puerto de Barcelona, mientras un nuevo informe PISA deja a nuestro alumnado a la altura del betún, con una parte considerable de ellos incapaz de interpretar una factura en el país en el que casi todo se puede pagar en negro.

Si queremos dejar de ser país de pandereta, paraíso de tomatinas y excesos para unos turistas extranjeros que, probablemente, no se comportarían en sus países como lo hacen en el nuestro, deberíamos repensar el concepto de “recuperación“  y dejar de entender la solución a la crisis desde los trabajos en hostelería con retribuciones de 10.000 euros anuales.

Mientras ese chip no cambie, a algunos nos queda Alemania para rato y consolarnos con volver, cada verano, a disfrutar de España, país de vacaciones.

Si quieres seguira  Lito Vila Baleato puedes hacerlo también aquí en el blog La generación de la burbuja

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.