Home / Actualidad / Cataluña: ¿Cómo ven los medios alemanes el conflicto independentista?

Cataluña: ¿Cómo ven los medios alemanes el conflicto independentista?

independence-of-catalonia-2907992_1280Con motivo del independentismo en Cataluña, hablamos con  Jürgen B. Donges, profesor emérito de Política Económica de la Universidad de Colonia sobre cómo se está reflejando el conflicto en los medios y en la sociedad alemana. Donges fue miembro del Comité de Sabios de la Economía Alemania entre 1992 y 2002, y es también miembro de la Real Academia de Ciencias Económicas y Financieras.

DA: ¿Como valoraría la situación actual en la que se encuentra Cataluña?

JD: Creo que todo depende de cómo se desarrollen las elecciones del 21 de diciembre. Desde mi punto de vista, es absolutamente necesario que haya un cambio radical de política, porque no se puede seguir así. Hay que alejar los planteamientos independentistas radicales que además son ilegales. Hay que alejarlos porque si no se alejan, no habrá posibilidad de frenar la fuga de empresas, de ahorros o de gente con capacidad intelectual. Si no se cambia todo eso, Cataluña tendrá unos problemas tremendos. También están los efectos contagio para España, que podrían incluso afectar a la Eurozona. Por eso, para mí son esenciales los resultados del 21 D y creo que el resultado de la aplicación del 155  fue positivo, porque ha permitido que se puedan producir cambios. Aunque repito que todo depende de lo que decidan los ciudadanos catalanes

¿Sospechó alguna vez que se pudiera llegar tan lejos con este tema?

Personalmente empecé a preocuparme a partir del 1 de octubre. Las leyes de transitoriedad aprobadas en septiembre me parecieron mal, porque ni se sometieron a discusión en la Asamblea Catalana, ni son compatibles con el Estatut catalán y hasta el propio letrado se negó a darles el visto bueno.

En sí, eso ya era algo insólito, pero a partir del 1 de octubre empecé a preocuparme porque estaba notando que esta gente iba en serio. Los independentistas viven en una realidad paralela y van a por todas. Según se ha visto después en los medios, los resultados de las investigaciones de la Guardia Civil también han confirmado esto. El tema de la ruptura estaba ya muy preparado y, por lo tanto, ha sido bueno que la Justicia y el Estado echasen el freno aplicando el 155.

Hablando de realidad paralela, muchos ciudadanos españoles en Alemania observamos que se informaba sobre este tema y parecía que no era realmente nuestro país. ¿Qué le ha parecido la cobertura mediática durante estos últimos meses?

La cobertura en los medios alemanes me ha parecido un verdadero desastre. Como buen conocedor de España, me di cuenta que muchos medios de información, incluso medios de gran reputación, compraron toda la propaganda de los independentistas y parece que no se enteraron de lo que estaba pasando. Esto pudo ser porque no investigaron demasiado, pero también creo que fue debido a que la política de comunicación del Gobierno español no fue la más adecuada, mientras que la política propagandística de Puigdemont y compañía fue muy eficaz.

Posteriormente, esto fue cambiando cuando Puigdemont apareció de repente en Bruselas.  Pero, incluso en los últimos días, al contrario de cómo se suele informar aquí, parece que los periódicos alemanes tienen dificultades para distinguir lo que decide el Gobierno de España de lo que decide un tribunal como  la Audiencia Nacional, el Tribunal Supremo o, incluso, el Tribunal de Justicia catalán. Siempre tienden a hablar de Madrid  (Madrid ha dicho, Madrid ha hecho…) y con eso sugieren un poco que Madrid = Gobierno = Rajoy y aquí se están haciendo cosas extrañas.Donges-4

Este hecho es algo sorprendente, porque en la Constitución alemana también hay un “155” – el artículo 37-  que dice exactamente lo mismo. Todas las democracias tienen un “155”, porque no se puede tolerar que una parte de una nación decida irse por las buenas. Para poder cambiar una constitución hay que buscar mayorías. Si se cambia, es factible que se permita un referéndum o la separación de una región, siempre que se haga dentro del marco de la ley. Sorprendentemente, a los medios alemanes les ha costado entenderlo y por eso muchos hemos leído cosas de España que no cuadraban con lo que estaba pasando.

Hablaba de la política de comunicación del Gobierno, pero también se echan en falta las voces que se oponen al independentismo en Cataluña…

Efectivamente, conozco bastante bien grupos opositores, como Sociedad Civil Catalana, y ciertamente han estado callados. Pero no solo ellos, también las empresas empezando por los grandes bancos como Caixa o el Banco Sabadell. Algunas veces pensé que, si los representantes de la banca hubiesen advertido a tiempo a Junqueras, de que se irían si continuaban por ese camino, a lo mejor habrían reflexionado. Pero se callaron y fue un error. Por su parte, los independentistas se mueven, no paran y convocan actos constantemente como hicieron en Bruselas. Si no fuese tan grave ni lo tomaría en serio, pero va en serio.

Al final, ¿ha entendido realmente la sociedad alemana la gravedad de lo que está pasando?

Creo que poco a poco se va comprendiendo. Pero para eso también sería bueno que los resultados del 21 de diciembre diesen la victoria a los constitucionalistas. Aquí en Alemania tampoco se entiende muy bien que un partido gane en votos pero tenga menos escaños. Esto viene de la ley electoral española -y catalana-, que produce esos resultados sobreponderando el voto de las regiones rurales. Esto aquí sería imposible. Por eso también hay que explicarlo bien. Si los resultados dan  mayoría de escaños a los constitucionalistas, ayudaría a entender que las cosas son distintas en Cataluña.

Nos podría hacer un breve comentario sobre estas expresiones que se escuchan últimamente  en medios y redes sociales:

Legitimer Regierungsschef (legítimo jefe del Gobierno )

Como bien hacen algunos medios alemanes, lo correcto sería hablar de “Abgesetzter Regierungschef” (presidente destituido).

Presos políticos

Eso es una absoluta tontería. En España hay tantos presos políticos como en Alemania. Es decir, ninguno. Los que están en prisión preventiva están ahí porque tienen problemas con la justicia y no por sus ideas políticas. Simplemente han  infringido la ley y las autoridades judiciales actúan en consecuencia. Si hay peligro de reincidencia o fuga, los mandan a prisión preventiva, pero de presos políticos nada.

Democracia y derecho a decidir

La democracia en España está completamente consolidada desde mi punto de vista. Derecho a decidir sí, pero siempre dentro del marco legal. Si los catalanes quieren decidir ellos, también podría decidir Barcelona o el Paseo de Gracia. El derecho a decidir en las democracias se ejerce con las elecciones. Son democracias representativas y ahí es donde hay que hacer valer nuestro derecho a decidir.

Wach auf Europa! (despierta Europa)

Creo que Europa tiene problemas serios y, en el caso de Cataluña, Europa ha hecho lo que tenía que hacer. Para la Unión Europea hay un Estado miembro llamado España y eso incluye a Cataluña. No se puede empezar ahora a desmembrar la Unión y pasar de 27 a 98 miembros, y que cada región vaya por su cuenta. En ese sentido, Europa no tiene que “Aufwachen” (despertar), sino que está perfectamente “Aufgewacht” (despierta).  Ni Juncker ni cualquier otro representante  importante de la UE han recibido a Puigdemont como interlocutor válido en Bruselas.

Para terminar, la gran pregunta: ¿qué pasara en los próximos meses? ¿Bajará la tensión, se agravará el conflicto…?

Todo depende del resultado, pero creo que los independentistas van a querer seguir con su ideario. Si ven que no tienen suficientes mayorías en la Asamblea Catalana, a lo mejor empiezan a reflexionar aun siguiendo en posición nacionalista, pero respetando el marco constitucional tal y como siempre ha hecho  Esquerra Republicana.

En caso de que  los independentistas ganasen en escaños, temo que volverían a activar este proceso de ruptura, si bien con pocos visos de eficacia. Una vez que se ha aplicado el 155 en España, por primera vez en la Unión Europea, saben lo que les espera y se volvería a aplicar. De alguna forma, aunque la ley no estuviese muy desarrollada, luego  veremos que esta herramienta del 155 sirvió como  instrumento válido para disuadir a aquellos que pretenden saltarse la ley.

Autor:  

Un comentario

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.