Home / Actualidad / Julian Nagelsmann resucita al Hoffenheim

Julian Nagelsmann resucita al Hoffenheim

8796898887_f13c1be449_z

Foto CC de assillo

A mediados de febrero, el técnico más joven en la historia de la Bundesliga se hizo cargo del Hoffenheim, penúltimo clasificado. Nueve jornadas más tarde, solo Bayern y Dortmund han sumado más puntos en Bundesliga que él.

Es el hombre de moda en el fútbol alemán. Julian Nagelsmann (28 años) ha demostrado en apenas dos meses que el Hoffenheim no erró en su decisión de elegirlo como responsable máximo del primer equipo. El joven técnico, con una edad más propia para estar jugando que dirigiendo a un equipo, solo ha necesitado nueve partidos para darle la vuelta a una situación que parecía irreversible. En 20 jornadas, el Hoffenheim había sumado los mismos puntos (14) que el colista Hannover, tenía a 5 la salvación y transmitía sensaciones muy negativas. Con Nagelsmann, en apenas nueve jornadas, han ganado cinco partidos (solo han perdido dos), tienen el descenso directo a 4 puntos y presentan una identidad sólida como equipo. Solo Bayern y Dortmund han sumado más puntos que el Hoffenheim en Bundesliga desde la llegada de Nagelsmann. Todo una sorpresa al tratarse del técnico más joven en la historia de la Bundesliga.

En octubre, tras despedir a Markus Gisdol en la jornada 10, el Hoffenheim anunciaba la contratación de Julian Nagelsmann de cara a la próxima temporada. Bernd Stöber, que con 24 años había dirigido un partido con el Saarbrücken en 1976, fue aún más prematuro pero lo suyo fue cosa de un solo partido. La intención con Nagelsmann era bien distinta. Los problemas cardíacos de Hubb Stevens (62 años), sustituto de Gisdol, aceleraron el proceso y Nagelsmann, con el permiso de la Federación alemana ya que aún no tenía la licencia de entrenador para dirigir en Bundesliga, debutaba en Bremen a mediados de febrero. Desde entonces, cinco victorias, dos empates y dos derrotas.

Antes de ser anunciado como técnico del Hoffenheim, Nagelsmann solo atesoraba experiencia como primer entrenador en el conjunto sub-19 del club, aunque bajo su mando ganaron el título regional dos temporadas consecutivas llegando a la final estatal en ambas y ganando el título en la primera de ellas, en 2014. Todo un éxito en un club donde a pesar de contar con mucho talento en su fútbol base no había sido nunca capaz de llegar tan lejos. Tenía 26 años y empezaba a dejar su sello gracias a sus novedosas rutinas de entrenamiento (que hoy siguen vigentes en las categorías inferiores), un mensaje claro, su personalidad e incluso sus discursos dentro del vestuario. “A menudo me ponía la piel de gallina”, contaba en una entrevista en Suddeutsche Zeitung Matthias Kaltenbach, ahora técnico del sub-19 y a partir de la próxima temporada, segundo de Nagelsmann en el primer equipo.

Hasta ese momento el camino de Nagelsmann no había sido fácil. Las continuas lesiones le obligaron, con apenas 21 años, a colgar las botas. Fue durante su etapa en el filial del Augsburgo, donde compaginó el fútbol con los estudios en administración de empresas, aunque optó seguir ligado a lo primero. Porque fue después de tener que dejarlo cuando le llegó la oportunidad de ser entrenador. “Tenía contrato en vigor, el cual no podía cumplir como jugador. Así que tenía que decidir si abandonar o asumir otra función. Thomas me pidió analizar jugadores y rivales y eso fue lo que hice”, dijo el propio Nagelsmann en una entrevista ya como técnico del sub-19 del Hoffenheim. Thomas era Thomas Tuchel, hoy técnico del Dortmund y en aquel entonces responsable del filial del Augsburgo. Nagelsmann asumió el cargo de analista de rivales y ahí comenzó a darse cuenta de que lo suyo era, sin duda, ser entrenador. De ahí marchó como asistente al sub-17 del Múnich 1860, donde también había sido jugador, y más tarde fichó por el Hoffenheim para formar parte del trabajo en las categorías inferiores. Aunque tomó contacto con el primer equipo al ser asistente de varios técnicos, ha sido ahora cuando le ha llegado su gran oportunidad. Y de momento la está sabiendo aprovechar.

Desde su debut, Nagelsmann ha dejado su impronta. Su defensa de cinco con presión alta ante el Dortmund fue muy elogiada por todos. Aquel día su equipo perdió pero más tarde, rivales como el Mainz (ante el Bayern) o el propio Dortmund (frente al Bayern) le imitaron. Ha ido variando su juego en función del rival, siendo consciente de los puntos fuertes del contrario para contrarrestarlos. Ha recuperado la mejor versión de jugadores clave como Volland, ha apostado decididamente por gente joven como Phillipp Ochs o Nadiem Amiri y sobre todo ha devuelto el entusiasmo al equipo. “Nos ha dado una dirección clara, pero nos permite bastante libertad”, reconocía el guardameta Baumann tras el último triunfo en Frankfurt. “Ahora jugamos de forma más ofensiva, nos divertimos más”, dijo Kevin Volland, que con Nagelsmann ha vuelto a su mejor nivel con 6 participaciones en goles en los últimos 8 partidos. Llevan cuatro jornadas sin perder y a falta de cinco tienen la salvación en su mano. Nagelsmann está demostrando, si había alguna duda, que el fútbol no es una cuestión de edad sino de capacidad.

Comentar

Su dirección de correo electrónico no será publicada.