sábado, septiembre 19, 2020
Inicio Actualidad Desde Colonia, la “Alemania de nuestros vecinos".

Desde Colonia, la “Alemania de nuestros vecinos».

foto vecinosHace unas semanas propusimos un ejercicio para familiarizarnos un poco más con el país en el que vivimos. Es decir, Alemania. Como emigrantes, a menudo nos faltan precedentes familiares y, sobre todo, aquellas experiencias que nos podrían haber contado nuestros abuelos o padres.  Por eso, para tratar de equilibrar esa “base histórica”, qué mejor que dar una vuelta y hablar con los vecinos para  saber cómo era  “La Alemania de tus vecinos”.

En esta primera entrega, hablamos con Rolf K., colonés que nació en 1930 en el barrio de Lindenthal y después de 37 años trabajando como chofer, ahora disfruta de su jubilación en Colonia y nos cuenta algunas cosas de su vida.

¿Cómo era su recuerdo de Colonia cuando era niño?

Aparte de jugar en la calles, es difícil decirlo porque era entre 1930 y 1939. A partir de ahí llego la época criminal. Hasta entonces, recuerdo jugar en la calle, sin coches, jugando con los patines y trineos sobre hielo. No se necesitaba un estadio o una pista, sino que bastaba con echar agua porque prácticamente no había coches. Recuerdo únicamente un Opel P4.

Vino la guerra y después la pubertad…

Esa época fue muy triste por todo lo que tuvimos que vivir. Recuerdo estar en el sótano tiritando hasta que pasasen las bombas. Pero ahora ya está olvidado. Luego llegó el 45 y tuvimos que volver otra vez a la escuela. En aquella época tenía 15 años.
Tiempos difíciles tras la guerra…

Muy difíciles. Pero como niño, uno no se daba cuenta de las cosas. No habíamos tenido nada y tampoco necesitábamos nada. Antes no necesitábamos vivir con tanta pompa.

Luego se convirtió en un jovencito… ¿era bueno?

¡¡Era muy bueno!! Era muy pacifico y no tenia hábitos violentos ni nada de eso.

Y entonces conoció a su mujer… ¿Cómo la conoció?

Tras la guerra, fuimos de los primeros en ser desplazados. Por las bombas, toda la clase fue trasladada a Silesia, al Este, donde no se notaba la guerra. Como jovencito fue una gran experiencia, una especie de aventura. Todo lo que conocí allí nunca lo hubiese visto si me hubiese quedado en la ciudad.

También nos evacuaron a Turingia y luego tras la guerra volví a Colonia y me fui a vivir en Buchforst (en la margen derecha). Mi mujer vivía en las cercanías en el barrio de Kalk. Allí había un par de restaurantes con música donde se podía bailar. Ella iba allí y su madre la acompañaba como vigilante. Pero como he dicho, yo era un chico serio y no daba problemas. Bailábamos fox, vals o tango, que entonces era la moda.  Al rock and roll ya no llegué.

Después se casó… ¿por la iglesia?

Natürlich! ¡Ya he dicho que era un buen chico!

Llegaron los 60 y los 70 todo se volvió más colorido…

Entonces estaba en la escuela profesional y comencé a trabajar en el correo. Correos tenía sus propios trenes con los que yo iba ordenando y distribuyendo los paquetes.  A menudo, durante toda la noche. Íbamos hacia Hamburgo u otros sitios y por el camino íbamos ordenando paquetes, preparándolos para la entrega.

El trabajo me permitía viajar mucho por Alemania. Pero al estar casado, es difícil estar siempre de viaje por las noches… Poco a poco da que pensar. Así que comencé como transportista para unos almacenes de artículos eléctricos y desde entonces, he sido chófer de camión. Durante 37 años. Iba prácticamente solo en una pequeña camioneta y repartía por la región, por el Eifel, por Düren… Eso hasta que tuve 63 años. Y de eso hace 20 años ya.

En aquella época vinieron muchos españoles… los Gastarbeiter… ¿Cómo era el contacto con ellos?

Primero vinieron turcos e italianos y luego españoles y portugueses.  A veces los recuedan en antiguos programas como por ejemplo el “Trabajador un Millón”, un portugués que recibió una moto de premio.

Sinceramente, yo no tuve mucho que ver con este grupo y como yo iba en el camión solo no podía tener mucho contacto. Trabajaba como distribuidor con el ejército belga como cliente y estaba prácticamente allí siempre. Así que me dedicaba a perfeccionar mi francés hablando los clientes. También hablo un poquito de español e inglés. Es necesario saber idiomas si uno quiere viajar por un país.

Y me han dicho que también estuvo en España…

Al principio queríamos ir a Mallorca… No sé porqué (bromeando). Pero no había nada para reservar de improviso y al final acabamos en Lloret de Mar. No fuimos a bañarnos al mar, sino de visita. Y nos encontramos con  una ciudad muy agradable e hicimos excusiones a Barcelona a ver la obra de Gaudí y la Catedral que nunca se acaba, también a Montserrat…

En España, vimos sobre todo los paisajes. También estuvimos en Andalucía. Con el avión a Málaga y un viaje en autobús por toda la región. Vimos Granada, Toledo, y llegamos hasta Jerez. No íbamos a la playa sino a ver ciudades. En Granada escuchamos Flamenco… se veía que lo hacían extra para los turistas extranjeros pero nos pareció muy original. Se bebía vino en las comidas y cuando venían grupos de turistas, se veía que estaban preparados para recibirlos.

Ahora es todo más moderno. Sobre todo Colonia… ¿Cómo ha cambiado en los últimos 30 años?

Lo que más ha cambiado es el tráfico.  Antes nadie habría imaginado esto. Y sobre todo, todos los espacios sin construir. Después del 48 había muchos espacios vacíos y poco a poco se han ido construyendo.  También hay mucha mezcla de gente de distintas nacionalidades. Ahora hay mucha gente de cualquier lugar y, si vienen con simpatia y agrado, me parece muy bien que estén aquí. Colonia tiene muchos colores, es muy internacional y se puede vivir muy bien. Todo el mundo es bien recibido.

¿Para ser bien recibido también hay que aprender colonés?

Conviene aprenderlo. Como dialecto se puede entender muy bien, aunque también hay mucha gente a la que no le interesa nada.

 

¿Te atreves a contribuir con Destino Alemania y contarnos tu historia o la de tus vecinos? Nos encantaría publicarla. Esperamos tus comentarios y tu participación. Puedes enviarnos un correo a user @ destinoalemania.com o haerlo a través de Facebook en Españoles en Alemania.