Home / Actualidad / El Instituto Cervantes de Berlín inicia un proyecto sobre la memoria histórica y el auge de los nacionalismos

El Instituto Cervantes de Berlín inicia un proyecto sobre la memoria histórica y el auge de los nacionalismos

El Instituto Cervantes es una organización pública española creada el 21 de marzo de 1991 por el Gobierno de España. Sus dos objetivos principales son la promoción y enseñanza de la lengua española, y la difusión de la cultura de España e Hispanoamérica.

Alemania cuenta con cinco centros que se distribuyen por todo el país: Frankfurt, Munich, Berlin, Hamburg y Bremen.

Hoy, en Destino Alemania, entrevistamos a Ignacio Olmos, recien llegado de Nueva York para dirigir el Instituto Cervantes de Berlín.

A parte de la difusión de la lengua y la cultura hispana, ¿qué otras actividades realiza el Instituto Cervantes de Berlín?

A pesar de que esa es la más conocida, el Instituto también se dedica a la actividad académica y bibliotecaria que apoya tanto a los estudiantes como a los hispanistas, a la realización de los diplomas de español como lengua extranjera, cursos de formación para profesores de español en Alemania y un largo etcétera.

El Instituto está en Berlín desde 2003. ¿Cómo ve la situación de la cultura hispánica en estos momentos?

En general hay un gran interés por el español en el mundo y, desde luego, también en Alemania. Las cifras de los estudiantes de español en las escuelas y universidades han ido creciendo en los últimos 10-15 años llegando a superar a las del francés. Digamos que allí donde hay libertad de elección crece mucho el interés por el español.

La imagen de la cultura hispánica ha evolucionado mucho en los últimos años. Desde los años 70-80 hubo un gran interés por todo el boom latinoamericano que luego fue cediendo el paso a la cultura estrictamente española después del nacimiento de la vida cultural en España. Y, últimamente, hay un interés sobre todo por jóvenes autores de México, Colombia y España, aunque al final es un interés que tiene mucho más que ver con temas que con países.

Además de las actividades culturales, el Instituto Cervantes también se encarga de otros proyectos. Ahora mismo cuentan con uno dirigido al auge del nacionalismo.

Efectivamente. Le hemos llamado «El peso del pasado» e incluye un número de actividades que tienen que ver con la memoria histórica, el resurgir de los nacionalismos. La semana que viene vamos a tener también una mesa redonda que se va a llamar «Después de Halle» con el filósofo español Reyes Mate y otros expertos alemanes. También vamos a realizar otra mesa sobre los lugares de la memoria y qué hacer con ellos a raíz de la reciente exhumación de los restos mortales de Franco. Estará aquí Nicolás Sánchez Albornoz (94 años), antiguo preso sometido a trabajos forzados en la construcción de lo que después fue el Valle de los Caídos, en conversación con Gesine Schwan, una intelectual alemana que ha sido dos veces candidata a la presidencia de la República por el SPD. También va a estar aquí Carlos Saura, que estará en conversación con la presidenta de la Academia de Bellas Artes de Berlín.

Estas son solo algunas de las actividades que estamos organizando aunque todo esto se orienta a un Congreso que vamos a realizar en el mes de octubre en colaboración con el Instituto Goethe y que versará sobre el tema de los nacionalismos y donde reuniremos a muchos especialistas de España, Alemania y algunos países europeos para analizar el resurgimiento de estas tendencias nacionalistas que afectan no solamente a la creación de nuevos partidos políticos sino también al lenguaje, a otras muchas instituciones, a la comunicación, y en qué medida esa tendencia está amenzando realmente las democracias occidentales tal y como las hemos entendido desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. 

¿Se está creando una especie de conciencia colectiva manejada por este nacionalismo?

Hay infinidad de teorías sobre esto, pero nosotros queremos verlo desde el punto de vista del lenguaje. En este sentido, hay otros muchos partidos políticos, instituciones u organizaciones que se dedican a mandar mensajes breves a través de las redes sociales defendiendo una imagen pública en la que se obvia la comuniación real con el interlocutor, y esa actitud es algo que puede estar vinculado a las tendencias nacionalistas y tiene que analizarse.

Nacionalismo catalán, español… ¿Usted cree que en Alemania se enteran de estas cosas o es algo incomprensible?

Creo que en el caso de la élite cultural del país, sí. España es un país que siempre ha ofrecido una gran atracción desde el romanticismo alemán hasta el Siglo de Oro español y, desde entonces, ese interés se ha mantenido vivo.

Por otro lado, creo que sí que hay un entendimiento de las tensiones que puedan existir en España y del modo que se están enfrentando. Sin embargo, no puedo decir lo mismo de otros países. El verano pasado, por ejemplo, estuve trabajando como director en el centro de Nueva York y, en mi opinión, en Estados Unidos ese entendimiento es mucho menor.

Si quieres esuchar la entrevista completa no te pierdas el programa de esta semana. Además, te recordamos que también nos puedes escuchar en Spotify!