Home / Actualidad / Gobierno alemán advierte que es prematuro levantar restricciones

Gobierno alemán advierte que es prematuro levantar restricciones

El Gobierno de Alemania salió a contener las voces que reclaman desde la economía una flexibilización de las restricciones de circulación y contacto sociales, implementadas para frenar la propagación de la pandemia del coronavirus.

Foto de pixabay

Después de que la canciller alemana, Angela Merkel, ya pidiera paciencia durante el fin de semana, toda una serie de ministros rechazaron las demandas para eliminar las medidas más duras lo antes posible en vista de las cargas sociales y económicas.

El ministro de Finanzas, Olaf Scholz, acusó de cinismo a quienes fogonean el debate. «Sucede para salvar vidas, y por eso creo que es cínico que algunas personas empiecen a discutir ahora que los temas de salud deben pasar a un segundo plano y que los temas económicos deben marcar el camino», dijo Scholz el domingo por la noche al canal de televisión ARD.

Su colega de Economía, Peter Altmaier, se expresó vía Twitter: «¡Las demandas públicas de relajación de las medidas son prematuras y por lo tanto erróneas mientras no se logre una disminución significativa del número de nuevas infecciones!».

El jefe de la Cancillería, Helge Braun, señaló que algunos estados federados ya han programado el fin de sus medidas para el 20 de abril, es decir, el terminar el tradicional receso de Pascuas. Agregó que el Gobierno federal realizará consultas al respecto con los primeros ministros de los estados federados el miércoles.

Según Braun, la duración de las restricciones de contacto depende de la sostenibilidad del sistema de salud. El «criterio más esencial» es que todo el mundo pueda ser tratado como un paciente de cuidados intensivos si lo requiere, explicó a la emisora de televisión ZDF. Para ello, dijo, hay que frenar la duplicación de las tasas de infección, que actualmente es de cada seis días, a diez o más días.

El debate sobre la relajación fue alimentado por voceros de los empresarios, que se quejaban de las restricciones. También el presidente del Instituto Alemán de Investigación Económica, Marcel Fratzscher, exigió que el Gobierno se ocupe ahora de la salida de la parálisis general.

Fratzscher señaló que no esperaba que le dieran una fecha ya, pero que la comunicación temprana de la estrategia del Gobierno era importante para transmitir confianza y seguridad a las empresas y sus empleados, según declaró al periódico berlinés «Tagesspiegel».

También hubo voces de alerta sobre el mantenimiento de las medidas restrictivas generalizadas desde el campo médico. «Hay que tener cuidado de no tomar por impotencia ante la situación acciones excesivas, que posiblemente podrían causar más daño que la propia infección», dijo a la ZDF Gerárd Krause, jefe del Departamento de Epidemiología del Centro Helmholtz de Investigación de Infecciones de Brunswick.

Krause se refirió a los daños a la salud causados por el desempleo y probablemente también a las restricciones de movimiento: «Soy de la opinión de que deberíamos centrar nuestra atención y también nuestros recursos en la protección de los grupos de riesgo, y que deberíamos tratar de encontrar una manera de eliminar lo más pronto posible estas restricciones de circulación muy generalizadas y el cierre de negocios».

Berlín, 30 mar (dpa)