Home / Actualidad / Instituto alemán experimenta con animales para estudiar coronavirus

Instituto alemán experimenta con animales para estudiar coronavirus

El Instituto alemán Friedrich-Loeffler (FLI) confirmó hoy a dpa que comenzó a realizar experimentos con diversos animales para estudiar el nuevo coronavirus.

Foto de pixabay

Según Thomas Mettenleiter, presidente del instituto de investigación de la salud animal, para los estudios se han seleccionado cerdos, pollos, hurones y el murciélago egipcio de la fruta.

«Es importante saber si el virus también podría causar dificultades en la ganadería», explicó el científico. Los resultados se esperan como muy pronto para finales de abril. Mettenleiter no quiso dar un «informe intermedio» del estado de las investigaciones. 

El Instituto Friedrich Loeffler fue fundado en 1910 y se encuentra en la isla de Riems, en el mar Báltico, que pertenece a la ciudad alemana de Greiswald.

El FLI tiene la tarea de velar por la salud de los animales destinados a la producción de alimentos y proteger a los seres humanos de las zoonosis, es decir, de las enfermedades infecciosas que pueden transmitirse entre los animales y las personas.

Por eso se han seleccionado cerdos y pollos. Los hurones, en tanto, son considerados animales que sirven como modelo para las infecciones respiratorias en los seres humanos, especialmente para los virus de la gripe.

Si esto también vale para el nuevo coronavirus, los experimentos con hurones podrían ayudar en el desarrollo de drogas y vacunas. Se sospecha que el origen del Sars-CoV-2 está en los murciélagos, que también originan otros patógenos que pueden ser transmitidos a los humanos.

Los experimentos en el FLI comenzaron con la infección de murciélagos de la propia cría del instituto en Múnich, según Mettenleiter. Los animales se infectan a través de las vías respiratorias.

Los experimentos se realizan en laboratorios y establos bajo el segundo nivel de seguridad S3. En este caso, se trabaja bajo presión hipoatmosférica, se filtra el aire y se esterilizan las aguas residuales.

El FLI dispone para los experimentos de 20 pollos, 12 cerdos, 12 murciélagos y ocho hurones.

El objetivo central de la investigación es averiguar si los animales de granja pueden ser infectados con el virus Sars-CoV-2. Mettenleiter indicó que se intenta descubrir la distribución del virus en el organismo animal y las posibles vías de transmisión. Hasta ahora, agregó, no hay indicios de que esto suceda.

Sin embargo, según el científico, en caso de que sí suceda un contagio, se investigará en qué medida se multiplica el virus y qué cantidades del patógeno se excretan a través de las vías respiratorias y también de las heces.

A través de las excreciones, los animales infectados en los establos podrían convertirse en un peligro para los humanos, que a su vez también podrían convertirse en un peligro para los animales sanos.

Si es así, destacó, las personas deben ser protegidas de los animales y los animales de las personas.

Insel Riems (Alemania), 16 mar (dpa)