viernes, abril 16, 2021
Inicio Actualidad Operadores turísticos alemanes prevén otro año de pérdidas

Operadores turísticos alemanes prevén otro año de pérdidas

Los operadores turísticos alemanes prevén que tras la crisis que en el 2020 generó la pandemia de coronavirus también este año el sector registre pérdidas, según comunicó hoy la Asociación Alemana de Agentes de Viaje (DRV).

«Podríamos considerar un éxito si lográramos un volumen de facturación de alrededor del 50 por ciento de lo facturado en 2019», dijo Norbert Fiebig, presidente de la DRV.

Tras el récord registrado en 2019, la facturación de los operadores turísticos y las agencias de viajes alemanas en 2020 fue de 12.500 millones de euros (unos 15.000 millones de dólares), un desplome de casi el 65 por ciento.

«La facturación cayó a un nivel de hace más de 30 años», dijo Fiebig. «El mercado de los viajes organizados padeció especialmente la pandemia», agregó.

De acuerdo a la información,los alemanes gastaron el pasado año turístico unos 32.000 millones de euros en viajes. Eso supone un retroceso del 54 por ciento.

De todas maneras, destacó Fiebig, se suman los indicios de un aumento de las reservas sobre todo para la importante temporada del verano europeo. «Con la perspectiva de la vacunación y más posibilidades de test, también crece la confianza en poder viajar pronto otra vez», comentó Fiebig.

Sin embargo, las reservas realizadas en las últimas semanas apenas alcanzaron un 20 por ciento del volumen del mismo periodo del año anterior.

«Esta caída en la facturación en las reservas de los operadores turísticos de más del 80 por ciento no se podrá recuperar (este ejercicio). Este año seguirá marcado por las pérdidas en el sector», dijo Fiebig. Normalmente las primeras semanas del año son aquellas en las que más reservas se hacen.

Según la DRV, la mayoría de los clientes reserva actualmente para el verano o para más adelante en el año. Algunos, incluso, para viajes a realizar el año que viene.

Añade que solo un 13 por ciento de las reservas que ingresan a mediados de febrero son para la temporada del invierno europeo, que abarca hasta finales de abril e incluye así también las vacaciones de Semana Santa.

Fiebig agregó que la falta de estrategias de apertura por parte de los políticos y la gran inseguridad respecto a las posibilidades de viajar en Semana Santa hacen dudar a muchos clientes. «No solo el sector, sino también las personas necesitan perspectivas claras para poder planificar», indicó.

Berlín, 3 mar (dpa

- Advertisment -